Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Javier Gómez Noya: una carrera de fondo

¿Qué hace uno cuando empieza a ser triatleta y de repente te dicen que nunca más vas a poder hacer el deporte que te gusta? Conectar con las personas adecuadas para superar el bache y unos años después colgarse unas cuantas medallas de Campeón del Mundo. Sigue a Javi en un recorrido lleno de brazadas, pedaladas y brazos en alto celebrando victorias.

¿Quién es Javier Gómez Noya?

Javier Gómez Noya es un triatleta español, nacido en Basilea (Suiza) el 25 de marzo de 1983. A los 3 meses, Javier Gómez Noya regresó de Suiza junto con su familia a Galicia, concretamente al Ferrol, origen de la familia Gómez Noya, y en la que comenzó a desarrollar toda su actividad deportiva.

Desde 1999, con solo 16 años, compite como profesional en la élite mundial del triatlón, llegando a ser de los mejores deportistas españoles de las últimas décadas gracias a un palmarés que rompe récords.

Javier Gómez Noya: triatleta español

Con esfuerzo y lucha, Javier Gómez Noya se ha convertido en uno de los mejores triatletas españoles de todos los tiempos. Cinco veces campeón mundial,​ medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012,​ y cuatro veces campeón de Europa. Un palmarés que se completa con el número uno del ranking de la ITU desde 2007 al 2016.

Más allá de los circuitos de triatlón, Javier Gómez Noya ha recibido numerosos premios, entre los que destacan el Premio Princesa de Asturias de los Deportes en 2016 o​ la medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo entre otros galardones institucionales que han reconocido su trayectoria deportiva.

El médico me dejaba correr sólo durante 6 meses

Sus inicios en el triatlón

Como muchos niños, el primer deporte que practicó Javier Gómez Noya fue el fútbol, pero pronto se dio cuenta de que correr detrás de una pelota no era lo suyo. No tardó en lanzarse a la piscina, literalmente. Fue en el Club Natación Ferrol, la ciudad que le vio crecer como deportista y triatleta. Allí conoció al que fue su primer entrenador, José Rioseco, con el que comenzó a recorrer la senda del éxito en forma de títulos a lo largo de diferentes categorías y estilos en campeonatos de natación en Galicia, llegando a ser finalista en varios campeonatos de España.

Con solo 15 años, Javi tuvo su primer contacto con el triatlón. Compartía entrenamientos con dos triatletas y decidió dar el paso a este deporte. Sin apenas haber entrenado en los segmentos de bicicleta y carrera, Gómez Noya quedó en segunda posición en la categoría juvenil del triatlón olímpico de Castropol, en Asturias. Este éxito en una competición de este exigente deporte fue el primero de muchos logros a lo largo de los siguientes años.

Rafa Nadal

¿Cómo se enfrentó Javier Gómez Noya a su enfermedad?

En 1999 Javier Gómez Noya recibió uno de los mayores jarros de agua fría de su carrera deportiva. Los médicos le detectaron una anomalía cardíaca que podría significar el final de su recién iniciada carrera como triatleta, siendo ya en ese momento uno de los mejores de su categoría.

No se rindió, y en su búsqueda de una segunda opinión, conoció al cardiólogo Nicolás Bayón. “Yo te permito competir durante los próximos seis meses, dentro de seis meses nos volvemos a ver”. El prestigioso doctor fue así de claro con Javier Gómez Noya, y se convirtió en una conexión fundamental en su carrera como triatleta, ya que consiguió que Gómez Noya continuara compitiendo hasta el día de hoy, llegando a ser pentacampeón del mundo de triatlón.

¿Qué lecciones podemos aprender de Javier Gómez Noya?

Javier Gómez Noya se rebeló contra las circunstancias, no se rindió ante las malas noticias. Una realidad que le obligó a tomar una decisión a pesar de su juventud y las adversidades, ser triatleta de élite aunque los médicos le dijeron que su corazón no se lo permitiría. Enfrentarse a este problema de forma positiva le ayudó a madurar y le convirtió en uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos.

¿Por qué considera que la vida es una carrera de fondo?

«Si caminas solo, irás más rápido pero si caminas acompañado, llegarás más lejos».

Para Javier Gómez Noya las conexiones con las personas de su alrededor han sido fundamentales para llegar a ser uno de los mejores triatletas del mundo. Un camino que no ha hecho solo. Sus padres, sus entrenadores, compañeros como Iván Raña o Mario Mola o Nicolás Bayón, su cardiólogo, son la base de un iceberg del que el triatleta español es la parte más visible.

Transcripción

00:18 Javier Gómez Noya Él siempre me dijo desde el principio: “yo te permito competir durante los próximos 6 meses, dentro de 6 meses nos volvemos a ver.” Pues van 20 años desde eso. Hola, soy Javier Gómez Noya y soy triatleta.

00:50 Javier Gómez Noya El año 99, si, todo cambia, porque yo paso de ser el mejor de España de mi edad, a decirme que bueno, que no puedo competir más por un problema cardiaco. Y lo primero que piensas es, te preocupas por tu salud, por supuesto ¿no?, porque cuando te están hablando tienes un problema cardíaco y eso,de entrada asusta. Y luego el segundo paso es, bueno, contrastar esa opinión, ¿no? para ver exactamente qué es lo que pasa. Ver a varios especialistas. Y bueno, pues Nicolás es una persona clave, porque fue desde el punto de vista médico y científico, el que luchó por que yo pudiera volver a competir. Él siempre me dijo ese principio: yo te permito competir durante los próximos seis meses. Dentro de seis meses nos volvemos a ver y volvemos a evaluar tu situación. Si está todo igual, puedes seguir compitiendo. Van 20 años desde esos 21 años y he podido tener una carrera deportiva que de otra forma, pues no sé cómo habrían sido las cosas, pero habría estado muy difícil. Ya sabes lo que dicen, si caminas solo irás más rápido, pero si caminas acompañado llegarás más lejos.

01:48 Javier Gómez Noya Esta idea me ha acompañado desde el comienzo de mi carrera. Mi conexión con el deporte desde que tengo uso de razón, prácticamente primero como un juego, corriendo, jugando al fútbol, sobre todo. Pero quizás mi conexión con el deporte un poco más en serio, ya a nivel federado, a nivel competición, es cuando empiezo en el club de natación de mi ciudad, de Ferrol y ahí conozco además a quien sería mi primer entrenador, a José Río Seco.Y bueno, pues ahí empieza un poco la aventura en el deporte, un poquito más en serio y de forma competitiva, digamos. Siempre tuve una muy buena conexión con él desde el principio, siempre nos entendimos muy bien y entre los dos conseguimos ser campeones del mundo y eso me parece algo impresionante. Es una figura importante Iván para mí, para mí y para otros muchos chavales de mi generación y más jóvenes. Porque Iván nos hizo ver que esto no era solo una de cosa australianos, de americanos, de ingleses, que eran los que dominaban. Que de repente un chaval de aquí, de Ordes, de un pueblo al lado de Santiago, pues que podía llegar a lo más alto a nivel mundial.

02:46 Javier Gómez Noya Y eso nos dio mucha, mucha confianza a muchos. Tanto mi padre como mi madre siempre me apoyaron en mi carrera, siempre también me mantuvieron los pies en el suelo con la importancia que tiene para un chaval de esa edad, los estudios y no dejar todo por un deporte que lo más probable es que no te salga bien y que no vivas de ello, como pasa con el 99% de los chavales que hacen deporte. Pero siempre me apoyaron a que siguiera entrenando, que siga compitiendo, a llevarme a las 06.00 de la mañana a los entrenamientos en la piscina antes de ir a clase a llevarme a las competiciones fuera donde fuera. Y bueno, pues haciendo muchos sacrificios ellos, para que yo pudiera hacer lo que me gustaba. Lo curioso de un campus de triatlón clínica se hizo en Mallorca, que nos invitaron como maestros, profesores de lujo, Iván Rañi y a mí, para estar una semana con los que se habían inscrito al campus y uno de ellos, que además era de allí, Mario Mola, que era un chaval que prometía mucho, pero bueno, 17 años, que apenas había competido por aquel entonces y bueno, pues se convirtió en uno de mis principales rivales en los últimos años, además de un gran amigo, por supuesto.

04:07 Javier Gómez Noya Es cierto que lo que se ve es el triatleta allí solo y peleándose contra otros, y se ve como un deporte muy individual, pero al final eso es la punta de un iceberg que según vas bajando cada vez se ensancha más. Y hay muchísima gente, como cualquier otro deporte individual, necesita estar muy conectado con mucha gente para poder conseguir el éxito.