Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Pablo Laso: Conoce bien a tu equipo para llegar lejos

Pablo Laso tiene una amplia relación con el baloncesto. Desde sus inicios en el colegio como jugador, pasando por una longeva trayectoria como profesional, hasta estar al frente de uno de los equipos más importantes de la liga nacional y europea. 

Para el entrenador del Real Madrid de baloncesto, saber gestionar la presión manteniendo una motivación personal y colectiva es la clave de todos  los éxitos conseguidos a lo largo de estos años

¿Cómo llegó Pablo Laso a ser entrenador de baloncesto?

Pablo Laso conectó con el baloncesto desde una edad muy temprana. Su padre, Pepe Laso, fue jugador y entrenador de baloncesto, lo que le llevó a ver y entender este deporte desde su infancia.

Además de haber estudiado en el San Viator, un colegio con cierta tradición baloncestística, a sus 15 años vivió la experiencia de estudiar y practicar este deporte en Estados Unidos. 

A su vuelta a España tenía claro que quería regresar a la cuna del baloncesto mundial. Sin embargo, este pensamiento se truncó por la oportunidad que le ofreció el equipo de baloncesto de su ciudad: debutar en la liga ACB con el Baskonia, entonces llamado Caja Álava.

Conoce bien a tu equipo para conseguir los mejores resultados

Tras más de 20 años como jugador de baloncesto profesional, en su retirada sentía la necesidad de seguir ligado al deporte de su vida. “Sentía que tenía que devolver al baloncesto todo lo que me había dado a mí”, cuenta Laso. 

Puesto que no podía seguir siendo jugador, optó por vivir el baloncesto desde otro punto de vista, siendo el director de orquesta del juego. Desde 2004 ha pasado por los banquillos del Valencia Basket, Cantabria Baloncesto y San Sebastián Guipuzkoa Basket Club, hasta llegar a estar al frente de uno de los grandes equipos de la liga española y europea de baloncesto: el Real Madrid

¿Qué supone entrenar al equipo de baloncesto del Real Madrid?

Después de 10 años como entrenador del Real Madrid, Pablo Laso mantiene la ilusión por hacer lo que más le gusta y por seguir disfrutando cada día del baloncesto

Estar al frente de un equipo tan importante nacional e internacionalmente conlleva tener que lidiar con muchos factores, como la presión, la motivación o la consecución de objetivos. Por ello, Pablo Laso basa su forma de trabajo en conocer bien al equipo para conseguir un bien común y pelear todos por un mismo objetivo. 

Pablo Laso jugador vs Pablo Laso entrenador

Pablo Laso tuvo una carrera de 20 años como jugador profesional de baloncesto. Durante este tiempo, desarrolló valores, formas y estilos de juego muy marcados que, inevitablemente, reconoce que se han visto trasladados a su trabajo como entrenador de baloncesto.

Uno de los valores más importantes que adquirió, y que ahora trata de trasladar a sus jugadores, es luchar en equipo por un objetivo común

La motivación personal tiene que existir

Para Pablo Laso, todo el mundo debe tener motivación personal en cualquier ámbito de trabajo. Esa motivación va ligada a la ambición personal bien gestionada, al inconformismo que nos lleva a querer estar en continua mejora para aportar lo mejor de cada uno. 

Como entrenador del Real Madrid, para Pablo Laso es de vital importancia transmitir esa motivación a todos los jugadores. Para transmitirla de la mejor manera posible, el entrenador considera fundamental conocer bien a todos los integrantes del equipo. 

¿Cómo tener motivación personal en el baloncesto?

El baloncesto es un juego de equipo y, como en todos los deportes y actividades laborales en las que se trabaja en grupo, es importante remar en una misma dirección. Pero, tan importante como pensar en el equipo, es pensar en uno mismo. El entrenador del Real Madrid manifiesta que el querer superarse a sí mismo y querer ser mejor jugador es un aspecto que, bien gestionado, aporta cosas muy positivas al grupo. 

¿Cómo gestionar la motivación grupal?

La experiencia en los banquillos de Laso le ha llevado a entender que en un vestuario hay muchas personalidades diferentes. Conocer cómo puedes motivar a cada uno de ellos es esencial para ayudarles personalmente. “Si puedo ayudarles a que personalmente estén bien, luego darán lo mejor como jugadores”, dice Laso. 

El entrenador de baloncesto afirma que para mantener una motivación grupal es necesario ser perseverante. “No necesito motivar a un jugador si vamos a jugar la final de la Euroliga”, dice. “En esos grandes días todo el mundo está motivado”, por ello recalca la necesidad de ser perseverante y motivar al grupo día a día 

¿Cómo gestionar la presión?

Todo el mundo, en distintos ámbitos de su vida laboral y social, tiene factores externos que hacen que viva con cierta presión. Desde aspectos cotidianos como ir a buscar a tus hijos al colegio y no llegar tarde, como dar la talla en el trabajo para cumplir unos objetivos 

Pablo Laso

De esta forma, el primer paso para poder gestionarla es asumir que siempre va a existir. “No es algo sencillo, pero debemos aceptar que la presión va a estar ahí”, dice Pablo Laso.

La presión en el deporte existe. ¿Cómo aceptarla?

Para el entrenador, en el deporte hay muchos factores que hacen que tanto jugadores como entrenadores tengan presión en su trabajo. A la presión personal, se suma el estar expuesto a la prensa. 

Detrás de cada partido existen muchas horas de trabajo y sacrificio diario, pero lo más importante es que hay personas. Jugadores con inseguridades, miedos, problemas, etc. Por ello, como entrenador, Pablo Laso busca entender las situaciones personales de sus jugadores para entenderlos, apoyarlos y guiarlos con el fin de conseguir lo mejor para el equipo.

Pablo Laso: “Para mi lo importante es el equipo”

El entrenador del Real Madrid de baloncesto está orgulloso de los éxitos personales, pero sobre todo de los que ha conseguido en equipo. Detrás de todos estos éxitos hay mucho sacrificio y horas de trabajo, no solo dentro de las canchas. 

Para Laso es crucial que sus jugadores se sientan cómodos, pues es lo que les llevará a dar su máximo cada día. Para conseguirlo, establece conexiones de confianza con ellos para ayudarles a estar bien en cada momento. 

Esto no está reñido con no ser exigente. De hecho, la exigencia es uno de los valores que lleva por bandera el Real Madrid. Para el entrenador se trata de mantener un equilibrio entre exigencia y personas. “No es agradable tener que decir que las cosas no están bien y no te gustan, pero es necesario”, dice. Para que el equipo funcione correctamente hay que mantener una línea de trabajo en la que todos remen con el mismo objetivo: conseguir lo mejor para el equipo.

Transcripción

00:05 PRESENTADOR: Bienvenidos a Mejor Conectados, un podcast de Telefónica con el que inspirarse, aprender y mejorar. Estamos convencidos de que cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles.

00:17 PRESENTADORA: La vida de Pablo Laso está más que ligada a la cancha. A los 18 años que lleva como entrenador hay que sumar toda la experiencia que adquirió como jugador. Esa que hoy le sirve para saber gestionar todo lo que rodea a un equipo como el Real Madrid de Baloncesto.

00:35 PRESENTADOR: Pero nadie mejor que él para contarnos, quién es y cuál es su historia de vida. Hola Pablo, antes de nada preguntarte cómo empezó todo y como es Pablo Laso como persona.

00:44 PABLO LASO: Bueno, lo primero, yo me considero una persona bastante normal. Nací en Vitoria, hace, muchos años, no los voy a desvelar, nada tenía. Venía de una familia, entre comillas, de baloncesto. Mi padre había sido jugador y entrenador. Estudié en el colegio San Viator, un colegio de cierta tradición baloncestista, del cual guardo un gran recuerdo. Jugué allí, en las categorías inferiores, hasta que con 15 años fui a estudiar un año a Estados Unidos. INICIO MÚSICA 1. La gente me dice que fui por el baloncesto. Realmente no, jugué a baloncesto pero creo que fue una experiencia importante en mi vida. Y a la vuelta digamos que en mi cabeza tenía la idea de volver a Estados Unidos. Me ofrecieron ir a jugar a alguna universidad. Pero bueno, Javier Añúa, entrecomillas, me fichó para. Para el Baskonia, para el equipo de mi ciudad y con 16 años ya debuté en la ACB. Bueno, digamos que mientras muchos de mis amigos, bueno, pues estudiaban, podían irse un fin de semana a esquiar. Bueno, yo viví un curso acelerado de vida desde muy joven. Tuve una carrera larga como jugador, jugué. 20 años en a nivel profesional. Cuando terminé esa carrera de jugador. ¿Y ahora qué? Bueno, yo de alguna manera tenía la sensación de que debía devolver al baloncesto todo lo que me había dado, y a pesar de que muchos me decían que yo sería entrenador, yo no lo veía tan claro. Pero sí es verdad que de alguna manera quería seguir ligado a este deporte, que me había dado mucho en mi vida. En el Real Madrid llevo ya diez años. He tenido grandes días, he tenido días peores, pero tengo una cosa que mantengo desde el primer día es la ilusión por hacer lo que más me gusta. Yo creo que esa ilusión, independientemente donde estés, la debes tener y yo la intento tener. Intento transmitirla, porque al final el entrenador digamos que tira un poco del grupo. Si no lo dijera sería absurdo, porque yo me acuerdo de mis entrenadores previamente, y valoraba mucho las cosas buenas y las malas que hacían. No las discutía, o intentaba no discutirlas. Las tenía que aceptar, era el entrenador, y eso es algo que a mí me motiva a día de hoy a seguir siendo entrenador.

03:42 PRESENTADORA: Pablo, has mencionado que “el entrenador es el que tira un poco del grupo”. En el deporte tenemos ejemplos de formas muy diferentes sobre “cómo ser entrenador”. Hay gente que es más partidaria de una personalidad estricta y otros lo son de alguien más cercano a los jugadores. Según tu experiencia y tu visión, ¿qué cualidades crees que debe tener un buen entrenador como líder de un equipo?

04:06 PABLO LASO: Sí, bueno, yo tengo muchísimo respeto por todos los entrenadores. Puede gustarme más como actúa uno, puede gustarme menos como actúa. Pero tengo mucho respeto. Primero, siempre considero que los entrenadores son gente muy capacitada en su trabajo. No considero a ningún club deportivo pensando que fichan a un entrenador porque es muy buen tío, porque sabe llevar muy bien al grupo, porque es muy majo, porque les mete mucha caña. FINAL MÚSICA1 Esto está bien, pero al final nadie duda que el entrenador tiene que tener un bagaje técnico y táctico. Volvamos a la vida. Si el abogado no tiene ni idea de leyes, ya puede ser un tío muy cachondo, muy majo. Pero eres abogado, tendrás que saber de leyes. Yo siempre tengo mucho respeto por el entrenador, porque el entrenador tiene que ser probablemente el más preparado, el más preparado a nivel técnico, a nivel táctico, pero luego hay muchas cosas que influyen en el deporte. Lideras, entre comillas, un grupo de jugadores, que muchas veces no es solamente los jugadores, es un cuerpo médico, es gente de prensa. Tienes que, entre comillas, lidiar con la prensa, que esto suena fatal, yo creo que lo tengo muy bien aceptado, es parte del trabajo, y tienes que conseguir objetivos. Esos objetivos no te pueden sacar de tu camino y de tu idea.

05:31 PRESENTADOR: En tu caso, eres el entrenador de un equipo con un alto nivel de exigencia y donde cuentas con una plantilla con mucho nivel de competitividad y de talento. ¿Cómo es la gestión cotidiana de ese talento y cómo afronta Pablo Laso, en este caso, esa situación en la que un jugador se le acerca para reclamarle que quiere jugar más minutos?

05:48 PABLO LASO: Mira, esto no es de un entrenador mío porque a mí nunca me ha entrenado, pero tengo mucho respeto por él y si oye la entrevista sabrá que es suyo. Hubo un entrenador que el primer día de temporada cogió a todos los jugadores, les dio un papel y un boli y les dijo: INICIO MÚSICA 2 “Decirme, decirme cuánto creéis que podéis jugar o que debéis jugar”. El entrenador en un partido baloncesto tiene 200 minutos, 40 minutos por 5 jugadores, 200. ¿Creéis que salieron 200 minutos? No, salieron muchísimos más. Todo el mundo cree que puede jugar más. Quieren jugar, quieren producir, quieren ser importantes. De alguna manera, eso hay que darle la vuelta y hacerles entender que, al final, lo importante es el equipo, no ellos. Ellos son muy importantes. Yo siempre digo: “Yo quiero que todos mis jugadores estén contentos, jueguen bien, no se equivoquen y ganemos”. Esto no es así ni en el baloncesto ni en la vida. Pero debe ser nuestra máxima. Si la voluntad la tienen, vamos bien. Tú tienes que aceptar ese rol que los jugadores buscan, tienes que aceptarlo, sino estarías equivocado. Yo no conozco ningún jugador que juegue y que llegue a un equipo y diga: “Bah, yo vengo, pero no juego, me da igual”. No todos quieren jugar y a veces el entrenador tiene que tomar decisiones. Si como entrenador no eres capaz de tomar esas decisiones, entonces no eres entrenador. Hay veces que tienes que tomar decisiones que no te gustan. Es parte del trabajo.

07:22 PRESENTADORA: Respecto a esas decisiones que tienes que tomar, ¿cuesta que los jugadores sean conscientes de la importancia de saber gestionar bien el grupo?

07:31 PABLO LASO: Es muy importante la inteligencia de los jugadores para entender esto. No es sencillo, porque los jugadores muchas veces no son solamente los jugadores, son todo lo que tienen alrededor: mujeres, hijos, familias, agentes, amigos. Yo cuando terminaba de jugar, mi mujer siempre me decía que había jugado muy bien. Normal, que por qué no juego más, que juego bien. Esto es normal, pero al final como entrenador mi obligación es el bien del equipo y hay veces que en el bien del equipo, bueno, pues hay jugadores que pueden sentirse más, digamos, maltratados o que beneficias a otro. Yo esto es siempre, no lo veo así. Yo busco el bien del equipo, no maltrato a nadie, no quiero maltratar a nadie. FINAL MÚSICA 2 Me encantaría que jugaran todos, que jugaran todos bien. Pero estoy seguro de que no puedo evitar que ellos lo piensen. Bueno, es parte de mi trabajo, parte de las decisiones que tengo que tomar, porque siempre mi cabeza está en el bien del equipo. Yo no soy el entrenador de un jugador, yo soy el entrenador de un equipo. Que quiero que ese jugador juegue muy bien, que sea mejor. Hombre, no lo dudo, porque si es mejor va a ayudar más al equipo, faltaría más. Siempre pienso individualmente en el jugador, en que el jugador sea mejor, que el jugador crezca, en que haga las cosas mejor. También ahí podría ser hasta egoísta, porque lo que quiero es que hagas las cosas mejor para ayudar al equipo. Bueno, yo creo que la parte de inteligencia de cada jugador es muy importante en un grupo humano.

09:12 PRESENTADORA: Has comentado que cuando eras jugador no siempre estabas de acuerdo con tus entrenadores. ¿Cómo afronta Pablo Laso el momento en que ahora sus jugadores no están de acuerdo con sus decisiones?

09:24 PABLO LASO: Lo entiendo perfectamente. Es más, no solamente lo entiendo, sino que lo acepto, le escucho y si tiene razón, ¿por qué no le voy a decir que tiene razón? Si, tiene razón. Si lo que está diciendo es bueno para el equipo. Si lo que está diciendo es bueno para él, entonces a mí no me vale. Si es algo que puede ser bueno para él, pero va a ser bueno para el equipo. No tengo cero problemas. Si es solamente una cosa que va a ser buena para él, entonces no la puedo compartir. No la puedo compartir porque eso me parece egoísmo. FX PRESENTADOR INICIO MÚSICA 3 Si yo voy donde mi jefe y le digo: “Mira que he pensado que en vez de entrenar esta semana me voy a ir una semana de vacaciones. Y nada, como jugamos el domingo, pues nada, ya vengo ya el domingo a que hagan algo los chicos con mis ayudantes. Yo vengo el domingo”. Hombre, mi jefe puede pensar, he puesto un ejemplo muy absurdo: “Pero hombre, para ti muy bien, pero al equipo le dejas un poco de la mano de Dios, ¿no?”. Por eso yo tengo muchísimo respeto por mis jugadores, siempre creo que mis jugadores son los mejores. Para mí lo importante es el equipo. Quiero que le vaya a él muy bien, lo acepto. Pero si solamente creo que es para que le vaya bien a él, yo no puedo aceptarlo, porque al final para mí lo importante es el bien común, el bien del equipo, no el bien de esa persona. Que le puedo entender, pero desde luego, espero que también él me entienda a mí.

11:48 PRESENTADOR: Totalmente de acuerdo. Llevas más de una década al frente de uno de los banquillos más exigentes que hay en el mundo del baloncesto. Una década ganando todos los títulos posibles. Como entrenador de un equipo como el Real Madrid, ¿cuál es la clave para que los jugadores mantengan un espíritu de mejora y un afán de superación?

12:06 PABLO LASO: Bueno, yo siempre digo que la motivación es muy personal, muy personal. No soy de los que creo que alguien entra en un sitio y dice: “Venga, nos ponemos todos ahora a currar, a trabajar”. Tiene que haber un momento de motivación personal. Puede ser hasta egoísta. “Mira, he hecho 8 puntos este año, el año que viene voy a hacer 10”. Bueno, es una motivación, esa motivación personal debe existir y además va un poco ligado con lo que te decía antes, esa ambición personal debes gestionarla, pero tiene que existir esa motivación personal. Cuando un jugador viene al Real Madrid, probablemente esa motivación la tiene que tener. No hay un jugador que venga al Real Madrid y se conforme con llegar al Real Madrid. Si lo hiciera se equivocaría, porque si el Real Madrid te ficha es porque quieres ser mejor. Eso intento transmitirselo a los jugadores y pasa por un aspecto de motivación muy personal. A partir de ahí, hay motivación grupal, digamos, de equipo, de queremos mantener o seguir haciendo lo que lo que nos hemos ganado. Hemos ganado, bueno, esa motivación es grupal. La sienten entre ellos, la transmite un grupo, la tiene y eso es algo que se trabaja desde el, desde el primer día, y como entrenador tienes que entrar en esa parte motivacional. Y luego existe, digamos la más, digamos, la más directa, la más impactante, que puede ser la del entrenador. FINAL MÚSICA 3 Mira, yo siempre digo que si yo voy a jugar la final de la Euroliga, ¿yo necesito motivar a mis jugadores para la final de la Euroliga? FX PRESENTADORA. Es la final de la Euroliga. Un tío que va a firmar un contrato de televisión con otra cadena, ¿no va motivado? Va súper motivado. El problema es el día a día, el entrenamiento de cada día. La perseverancia en saber que cada día es importante para poder llegar a ese otro día. Ahí es donde la parte de motivación es muy importante. Por eso le doy importancia a los aspectos de la motivación personal. Por eso creo que el entrenador, muchas veces la parte motivacional no tiene que ser solamente el gran día. Tiene que ser, entre comillas, continua y diaria.

14:47 PRESENTADORA: Has comentado: “Soy el entrenador de un equipo”. En esa línea, quiero conocer como es el trabajo para conectar los diferentes eslabones que componen tu plantilla para engrasar la maquinaria del equipo. ¿Cuánto trabajo diario hay detrás de ese juego fluido que muchas veces es la clave para conseguir la victoria?

15:07 PABLO LASO: La palabra fluir es muy, muy amplia. Todos tenemos en la cabeza: “Cuando el río fluye va bien”. Bueno, hay veces que fluye y va mal. Yo creo mucho en la sinergia entre los jugadores. Creo que eso se consigue en el entrenamiento, se consigue en los partidos, se consigue en la manera de jugar y por supuesto, el entrenador incide. Lo que no puede incidir es en todo el rato “Tú juega con este. Con este no”. Yo debo ayudarles, debo hacerles ver situaciones, pero para que fluya, no el entrenador: “Venga, vamos a jugar fluido”, esto tiene que llegar y esto es parte de un trabajo. Para que las cosas salgan bien, por hablar o extender la palabra fluir, el verbo fluir, has tenido que trabajar antes. Tú no sales a un partido y dices: “Bah, no pasa nada, no vengáis hasta el sábado, jugamos el sábado que va a ir muy fluido, vamos a jugar muy bien”. Yo no creo en esto. Yo creo que el trabajo es lo que hace que las cosas fluyan.

16:21 PRESENTADOR: Hace unos años se hizo viral un discurso de Šarūnas Jasikevičius defendiendo el permiso de paternidad que había concedido a un jugador. Como entrenador no solo tienes que gestionar lo puramente deportivo. Es evidente que, antes de deportistas de élite, tus jugadores son personas. ¿Cuál es el sello humano de Pablo Laso, y qué parte de tu experiencia como jugador has trasladado al puesto de entrenador desde el punto de vista de la gestión humana?

16:47 PABLO LASO: Los jugadores son personas. Y como personas que son, tú debes tratarles como personas. Primero y luego como jugadores. Mira, hay una cosa que hace mucha gracia, yo siempre leo que cuando fallan tiros libres siempre hay alguno que te dice: “Yo le tengo tirando tiros libres dos días seguidos hasta que los meta”. Muy bien, yo puedo hacer eso. ¿Eso me asegura que cuando falta un segundo y tenga que meter ese tiro libre, la vaya a meter? INICIO MÚSICA 4. Es una situación cambiante. Eso no lo puedes entrenar. Obviamente puedes tenerle dos días tirando y le mejorarás el tiro. Pero eso no te asegura que vayas a meter ese del último segundo, porque igual esa persona lo que peor maneja es la presión. Es una persona a la cual tienes que entender. Puede haber un jugador al que le aprietas, le pones mucha presión, le exiges y no responde bien a esa presión. Igual es mejor darle refuerzos positivos. “Venga, que está muy bien, está muy bien. No te preocupes, has fallado, pero ha estado muy bien pensado, muy bien jugado”. Esto es algo que hacemos todos los entrenadores. Y a otro igual tienes que decirle: “Pero cómo puedes hacer eso. ¿No te das cuenta?”. Cada jugador, cada persona va a reaccionar diferente. El entrenador tiene que jugar con esas situaciones personales por el bien del equipo. Volviendo un poco al inicio de la pregunta. Para mí, el nacimiento de un hijo de un jugador mío, igual para él es tan importante o más que un partido de baloncesto, probablemente más. Qué hago, le obligo a jugar un partido de baloncesto y que no vea a su hijo. Yo no creo que esto sea así. Yo no puedo hacer que las personas, entre comillas, hagan lo que yo diga porque yo lo mando. Tienen que estar convencidos. Y si creo que debo ayudarles a que personalmente estén bien, sé que luego me darán lo mejor como jugadores, tengo esa seguridad. Si no, me lo dan, pues me habré equivocado. Seguro, me habré equivocado, encima de lo que les doy o les permito, pues no me dan lo mejor como jugadores, pero no es mi manera de ser. Yo creo que dentro de lo que es una vida personal, las personas tienen que estar bien, tienen que sentirse bien, tienen que sentirse cómodas para poder darte el máximo a nivel laboral o a nivel, en este caso de jugadores.

19:29 PRESENTADORA: Hablabas antes de la forma de mantener la motivación. Yo te quería preguntar sobre tu posición en la siguiente dualidad: Exigencia versus comodidad. ¿Cuándo hay que saber exigir y cuándo hay que saber levantar el pie del acelerador? ¿Hasta dónde se puede exigir a tus jugadores?

19:48 PABLO LASO: A ver, yo tengo una gran suerte y estoy en un gran club. En un club referente a nivel mundial. El Real Madrid exige mucho. Muchísimo. Exige resultados, exige trabajo, exige mucho. Claro, es que tenemos fans, tenemos aficionados por todo el mundo. Eso se lo ha ganado mi club. Yo tengo la suerte de ser el entrenador y sé que tengo jugadores con gran talento. Pero mi obligación es exigirles que den lo mejor de sí mismos, que no se dejen nada, que lo den todo por este club. Por supuesto, por ellos mismos como jugadores para ser mejores, pero que den lo máximo por este club. Si yo no les exigiera, probablemente no sería el entrenador del Real Madrid. Cuando tú exiges a alguien, digamos que no es lo que más nos gusta. Yo les podría... “Venga irse de vacaciones cuando jugamos el sábado que viene. Venís el sábado por la mañana”. Ellos estarían contentísimos. FINAL MÚSICA 4 Nosotros tenemos que aceptar el trabajo que tenemos, donde estamos, que es lo que queremos y aceptar esa exigencia. Si no la aceptas, no vas a poder estar en el Real Madrid, por decir un sitio. Da igual esto que estoy diciendo, el Real Madrid da igual en cualquier empresa. La exigencia va de la mano de que los jugadores entiendan dónde están. A partir de esa exigencia, a partir de esa exigencia, yo intento que los jugadores, bueno, de alguna manera se sientan cómodos, faltaría más, porque te repito, creo que cuando alguien está cómodo, va a hacer mejor su trabajo. ¿Estar cómodo o exigencia? ¿Quitamos la exigencia de la ecuación o quitamos el estar cómodos? Yo creo que nuestra obligación en cualquier empresa, en el Real Madrid, es que la exigencia sea máxima. Y por supuesto, el Real Madrid te va a ayudar a que tú estés cómodo para hacer lo mejor posible tu trabajo. Yo como entrenador es algo que creo y es algo que intento.

22:17 PRESENTADOR: Continuando con el tema de la exigencia. En muchas ocasiones se comparan las situaciones que se producen en deportes individuales como el tenis y las que se dan en deportes colectivos como el baloncesto. Siempre se comenta que el jugador de tenis está solo en la pista mientras que el jugador de un deporte colectivo como el baloncesto se puede apoyar en el compañero cuando tiene un mal día. Desde tu posición como entrenador, ¿cómo afrontas y gestionas la relación individual con cada jugador y con el conjunto del equipo?

22:48 PABLO LASO: Por supuesto, hay aspectos tácticos. Mira cuando a Rafa Nadal se le escapa una bola, no hay ninguno que le ayude, la falla a él. Y cuando Jon Rahm no acierta un pat, lo falla él. Pero a mí me sorprende mucho, por ejemplo, para bien, cuando ellos hablan de su equipo. Él no llega a la bola y todo el mundo dice: “Rafa Nadal no ha llegado a esa bola”. Nadie dice que todo su equipo ha fallado y dice que Rafa Nadal ha ganado. Cuando gana Rafa Nadal todo el mundo dice: “Rafa Nadal ha ganado Roland Garros”. Él lo primero que dice: “Es gracias a mi equipo”. Bueno, fíjate que estamos hablando de deportes muy individuales, pero el valor del equipo es muy importante. Bueno, te he puesto dos ejemplos de golf y de tenis, en el que digamos que el resultado visual es un jugador con la raqueta o jugador con el palo de golf. En baloncesto, no. ¿En baloncesto ese aspecto individual existe? Es decir, a mí este tío no me va a meter canasta o voy a meter ese tiro o ese aspecto individual existe, pero tácticamente estás obligado a, digamos, hacer, por decirlo de alguna manera, una defensa de equipo. Yo no cojo jugador, tienes que parar a este tío. Bueno, si este tío se escapa por allí, tendrá que entrarle esta ayuda. Tendremos que pensar. Bueno, hay más, probablemente más táctica, pero al final es una es una labor de equipo. Y yo creo que siendo deportes totalmente diferentes, creo que al final el equipo es el que te va a llevar al resultado. Fíjate que lo he puesto en ejemplos de deportes muy individuales y llevado al baloncesto, bueno, pues probablemente sea más, incluso más sencillo de explicar. Si hay una defensa y se produce un bloqueo entre dos, pues tienen que trabajar esos dos. Yo siempre digo pero estos dos o también los otros tres, porque tú tienes cinco jugadores en el campo. Vas al fútbol. Yo antes del fútbol siempre lo digo, no hoy el Madrid juega 4-4-2, vuelve al 4-3-3. Eso es táctica. El entrenador del Real Madrid, el entrenador de cualquier equipo de grupo, ¿no sabe lo que puede ser mejor para su equipo? ¿Qué busca? ¿Qué busca, que su jugador X sea mejor que el otro jugador? Hombre, claro que quiere eso, pero al final lo que quiere es que el equipo juegue como un bloque. Y esto es algo que nosotros los entrenadores estamos obligados a buscar y que creo que es parte muy importante del éxito de un equipo.

25:28 PRESENTADORA: Pablo, si me permites, te voy a proponer yo un ejemplo. Por lo que has comentado creo que hay mucho parecido con una empresa y la interdependencia entre sus partes. Tú eres el gestor y necesitas establecer conexiones con otras muchas partes, no solo con tus jugadores sino también con otros puestos que para el gran público pueden pasar más desapercibidos. ¿Cómo se gestionan y establecen todas esas conexiones para que funcione el equipo?

25:56 PABLO LASO: Yo soy el entrenador del Real Madrid. Yo no vendo los tobillos de mis jugadores. Yo si no tengo a grandes recuperadores, a grandes fisios, a un gran médico, a gran gente de prensa, un gran club, grandes jugadores, yo no soy nadie. Yo no me creo nadie. INICIO MÚSICA 5 Yo necesito de todos. Si yo voy donde el preparador físico a decirle lo que tiene que hacer preparador físico, como soy Pablo Laso y soy el primer entrenador, me dirá: “Pues sí, Pablo, hacemos lo que tú digas”. Pero en el fondo habrá algo que diga: “Ya ha salido Pablo a decirme lo que tengo que hacer”. ¿Voy a donde un fisioterapeuta a decirle cómo vendar un tobillo? Yo sé vendar un tobillo, pero si pensara que vendo el tobillo mejor que un fisioterapeuta, pues entonces lo que sería sería bastante tonto. Así de claro lo digo. Yo tengo que creer en mi equipo y saber lo que mi equipo es capaz de hacer y valorar cómo lo hacen. Yo tengo la suerte de trabajar con grandes profesionales y esto lleva al mundo de la empresa es tan sencillo como esto. ¿Un gran director de una gran empresa estaría tan tranquilo porque él es un gran director? Y Pablo Laso no las va a hacer todas. No puede hacerlas todas. Me toca liberarlas. Hombre, si tengo que tomar una decisión, tomo decisiones difíciles, algunas de ellas. Tengo que organizar los viajes. Pero yo los viajes lo hablo con el delegado, porque el delegado sabe mucho más de viajes que yo. Para esto no lo podemos hacer. Esto sí. Pablo Laso dice: “Vamos a fichar a éste igual”. Igual viene mi jefe y me dice: “Mira, no es por nada, pero es que ese jugador me pide 150 millones de euros y no lo podemos traer”. Y, ¿qué hago yo? ¿Me cabreo con él? ¿Me enfado? No, mi obligación como entrenador es aprovechar las sinergias que me crean todos en su situación. Yo no le puedo decir a un fisioterapeuta lo que hacer. Yo tengo que valorar si lo hace bien, y si lo hace bien, estar a muerte con él y que lo haga bien y apoyarle, hacerlo lo mejor posible. Con todos los componentes de un equipo, me veo obligado a ser así.

28:13 PRESENTADOR: Y volviendo al principio de la entrevista, comentabas que en tus inicios tuviste que hacer muchos sacrificios mientras veías como tus amigos podían dedicar su tiempo libre a otras cosas. De cara a esa gestión entre las expectativas que se pueden tener, ¿qué consejos darías para alinear las expectativas a la realidad de una persona que está comenzando?

28:34 PABLO LASO: Cuando veo a chavales empezando, lo primero que les digo es: “Te tiene que gustar mucho”. Yo no les digo que tiren mejor, que boten mejor, que pasen mejor. Eso va luego. Si no les gusta. Lo más básico en el deporte, si no os gusta. Las cosas te tienen que gustar. Cuando yo te repito, veo a chicos jugando o entreno con chicos, si no les gusta, no se van a sacrificar. Tú te sacrificas muchas veces por las cosas que te gustan. Cuesta mucho más sacrificarse por lo que no te gusta. En muchos aspectos de la vida, el sacrificio va a ser muy importante, pero te va a ser más fácil si te gusta. Y esto es algo que yo, no solamente en el baloncesto, obviamente para mí en el baloncesto y con los chicos jóvenes me es más fácil transmitirlo. No les digo: “Mira, tienes que botar así”. Eso, como os decía antes, luego. Te tiene que gustar mucho porque te va a obligar a muchos sacrificios. Y esto es algo que muchas veces, no solamente en el baloncesto, sino en la vida, rehusamos. Nos dedicamos al: “Bueno, si tengo que ir a trabajar”. Bueno, si no te gusta, vas a trabajar porque tienes que ir a trabajar. Es un sacrificio. Si encima no te gusta la gente que se sacrifica, lo hace, digamos, de mejor modo cuando le gusta. FINAL MÚSICA 5 Por eso siempre digo que el valor de poder trabajar en algo que te gusta es muy importante. Y ahí también hay una parte individual en la que tienes que, de alguna manera, conseguir que te guste tu trabajo. No es solamente: “Es que a mí me gusta hacer esto”. Pero es que igual eso no lo puedes hacer, tienes que hacer otra cosa. “Es que a mí me gusta tirar a canasta”. Ya, pero es que tienes que poner bloqueos. ¿Hay alguien al que le guste poner bloqueos en baloncesto? No, a la gente en baloncesto… Yo no veo cuando le das un.... Sales a un parque, a los chicos poniendo bloqueos. Yo les veo con el balón y tiran a canasta. Pero para jugar a baloncesto hay que bloquear, y bloquear significa que cuando viene un tío corriendo te tienes que plantar y chocar. ¿A alguien le gusta bloquear? No, a la gente le gusta tirar, pero para jugar al baloncesto hay que sacrificarse. Es lo mismo en la vida, es lo mismo en cualquier trabajo y es algo que parte de la base de que cada uno tiene que entender.

30:58 PRESENTADORA: Pablo, has repasado muchos momentos tuyos como jugador y muchas de las lecciones adquiridas. ¿Qué crees que has trasladado de tu experiencia en la cancha a tu actual posición en el banquillo?

31:11 PABLO LASO: Bueno, hace poco leí un un hilo sobre cómo jugaba yo, y decían que un poco el estilo de juego mío era un poco el que intento implantar en mis equipos. ¿No? Puede ser. Puede ser. Si hablamos de lo técnico y lo táctico, puede ser. Me gusta el juego en campo abierto. Me gusta que mis equipos tengan agresividad, que sean capaces de defender y de atacar a un buen ritmo. Bueno, llevo ya muchos años, se me ha criticado que si mis bases no sé qué, que si mis pívots no sé qué. Yo he tenido MVP pívots, aleros, bases, porque siempre he buscado lo mejor del equipo. Y si el MVP es un base, pues yo estoy encantado porque el equipo ha ganado. Porque le dan el MVP a Sergio Rodríguez, Sergi Jull A o a Luka Doncic, estoy encantado. Pero es que Rudy Fernández también ha sido MVP. Es que Felipe Reyes también ha sido MVP. Bueno, al final yo creo que esto es de lo que yo me siento muy orgulloso por sus éxitos personales, pero sobre todo por los éxitos del equipo. Yo eso lo tenía como jugador. Mi manera de entender el baloncesto no era que yo no entendía el baloncesto, como que Pablo tenía que jugar bien. Para mí jugar bien era que jugara bien el equipo. Y esto es algo que mantengo como entrenador. Yo no era un jugador nada egoísta, entre comillas, no pensaba mucho en mí, pensaba mucho en el equipo. Siempre me quedaba ese, que lo he dicho antes, esa sensación de que “Yo hubiera hecho...”, esto es normal en un jugador. Pero siempre he mirado por el bien del equipo y siempre he pensado lo mejor para el equipo y eso intento transmitirlo a los equipos como entrenador. A nivel personal, bueno, pues obviamente he vivido muchas, muchas situaciones en diferentes equipos, con diferentes jugadores y eso me ha dado probablemente la experiencia de saber que en un vestuario hay personalidades, personalidades muy diferentes. Yo, entras en mi vestuario ahora, y depende quien esté hay una música u otra. Cómo le va a gustar la misma música a un, entre comillas, a un argentino que a un americano que a un sueco. Tienes que convivir con esas personalidades dentro de un vestuario y como entrenador debes entender que cada uno es diferente. A mí me hace mucha gracia cuando mis jugadores hablan, por ejemplo, de política. ¿Vosotros pensáis que opinan lo mismo? No, juegan juntos, pero tienen diferentes opiniones. Faltaría más. Son personas. Entonces, bueno, yo creo que eso en mi etapa de jugador me ha valido para entender muchas veces esas personalidades que voy a tener en un vestuario.

34:17 PRESENTADOR: Para finalizar quiero hablar sobre el manejo de la presión. Comentabas antes que cada jugador tiene una manera diferente para gestionarla. ¿Qué papel juega el entrenador en esa gestión?

34:27 PABLO LASO: Bueno, lo primero que tienes que hacer es aceptar esa presión. Antes creo que hablábamos de la exigencia. Tú la presión la tienes que aceptar. O sea, esto que suena fácil, no es tan sencillo. No es tan sencillo. Tienes que aceptar la presión. La presión es tan sencillo como, tienes que recoger a tu hijo a la una y llegas a la una y diez, ya tienes presión. Pongo un ejemplo tan absurdo que nos puede pasar a todos. Ya de presión. Ya llegas tarde. Tú aceptas que llegas tarde, tienes una presión. En el baloncesto, en el deporte, en la vida, tienes expresión. Tienes un jefe que te aprieta, que te dice que tienes que sacar los resultados, que tenemos que vender más coches, que tenemos que ganar más partidos. Tienes a la, entre comillas, esto nos pasa más a los deportistas, tienes a la prensa que da su opinión, que dice que tienes que ganar porque si no, no entras, que no has jugado bien. Bueno, ¿esto puede cambiar tu manera de hacer las cosas? ¿Esa presión te va a ayudar a ser mejor? No lo sé. No lo sé. Si, desde luego no me va a ayudar, no la quiero. INICIO MÚSICA CIERRE A mí esa presión la tengo que aceptar. A partir de ahí tengo que dar el máximo de mí y sacar el máximo de mi equipo. Pero esa presión existe. La persona tiene todo el mundo. Todo el mundo tiene presión. Hay que saber convivir con ella. Hay gente que esa presión no la lleva tan bien. Hay gente que le cuesta más. Hay gente que la acepta. Tampoco es bueno pasar de esa presión. “A mí me da igual lo que me digan”, no porque entonces llegas a recoger a tu hijo a la una, a las dos y media, como te da igual. ¿No? Bueno, yo creo que la palabra presión, ligada al deporte, todo el mundo tiene presión. ¿No tiene presión el equipo que está jugando para salvarse? ¿No tiene presión el equipo que está jugando para campeón? ¿No tiene presión el equipo que está jugando para entrar en la competición europea? ¿No tiene? La presión existe en todos los ámbitos del deporte y es muy importante saber gestionar esa presión, pero lo primero para poder gestionarla, es entender que existe. Si no lo entiendes y no aceptas que existe, entonces no lo vas a poder gestionar.

37:00 PRESENTADOR: Muchas gracias, Pablo. La verdad que, primero como jugador y luego como entrenador, son numerosas las lecciones y situaciones que has aprendido, que has vivido, pero sobre todo, la capacidad de trasladarlas, de comunicarlas.Lo haces siempre muy bien, pero hoy nos ha quedado claro en este podcast. Yo me quedo con esos minutos donde Pablo Laso nos explicaba lo difícil que puede ser repartir entre sus jugadores esos 200 minutos que tiene entre sus manos en cada partido. Muchas gracias, Pablo.

37:31 PRESENTADORA: Entre sus lecciones, mantener la ilusión y la motivación, convertir las desventajas en ventajas y, sobre todo, pensar siempre en el equipo. Muchas gracias, Pablo Laso por conectar con nosotros y compartir tus experiencias de vida y de baloncesto.

37:48 PRESENTADOR: Descubre más historias en podcasts en Spotify, Podimo, Apple Podcast, Google Podcast, iVoox y en mejorconectados.com. Este podcast es una producción de Telefónica en colaboración con Universo Media.