Telefonica logo
  1. Home
  2. Inspírate
  3. El Camino de Santiago más…

El Camino de Santiago más especial gracias a DisCamino

Discamino de Santiago

Vivir experiencias en primera persona con las que crear recuerdos de por vida es casi un privilegio para muchos. En ocasiones, las limitaciones personales son la barrera que más nos frena para cumplir nuestros sueños. Sin embargo, hoy tenemos el enorme placer de conocer, desde dentro, a una de las asociaciones de discapacitados que rompe con esa barrera.

Nos encontramos con Javier Pitillas, alma de DisCamino, una organización que nació en agosto de 2009 para ayudar a personas que tienen algún tipo de discapacidad física, mental o sensorial a hacer realidad su sueño. Su principal actividad se centra en ofrecer la posibilidad de realizar un Camino de Santiago más accesible, a través de triciclos-tándem con un copiloto, lo que llaman “DisCamino de Santiago”.

No obstante, su trabajo no queda ahí, sino que se atreven con todo tipo de aventuras como alcanzar cumbres por toda España, realizar rutas de montaña y mucho más con las que sueñe la persona y no haya podido cumplir por su situación personal.

DisCamino es como una familia de 40 pilotos que ha ido creciendo día a día durante estos 14 años de rodaje, y aún lo sigue haciendo. Gracias a su esfuerzo y sus ganas de compartir la ilusión con otros, han realizado 89 caminos cumpliendo los sueños de más de 400 personas con discapacidad.

Todo ello dirigido por Javier Pitillas, ex sargento de la Policía Local de Vigo desde enero de 2023 y ampliamente conocido por su apoyo a la solidaridad. En nuestra entrevista nos habla de la sensación de felicidad al llevar a cabo esta labor, así como la importancia de lo que cada compañero lleva dentro cuando va en el triciclo: ilusión, esfuerzo, compañerismo, superación y mucho más.

Gerardo, pionero y referente en DisCamino

DisCamino tiene un origen muy especial, ya que su punto de partida coincidió con la llegada de un chico sordo-ciego a la plaza de Obradoiro, el culmen del Camino de Santiago. Este es Gerardo, pionero del DisCamino de Santiago y los peregrinos aventureros.

La historia comienza cuando este chico de Vigo contacta con Javier Pitillas para poner en marcha un reto al que estaba deseando enfrentarse: hacer el Camino de Santiago. Para ello, Javier nos cuenta las dificultades que encontraron para ubicar una bicicleta que cumpliera con todas las necesidades y medidas de seguridad que requerían. Finalmente, encontraron el modelo ideal en Internet: un triciclo con posibilidad de usar en tándem y conducir desde atrás, ya que Gerardo tenía discapacidad visual.

Cuando llegaron a Santiago, Gerardo le dijo a Javier la frase que marcó el inicio de DisCamino: «Busca más gente con problemas como yo para hacer el camino muchos años», para que otra gente pudiera disfrutar lo que él había disfrutado.

Con DisCamino, el dúo deporte y discapacitados se convierte en «ejercicio para el cuerpo y alimento para el alma», como asegura Javier Pitillas.

DisCamino: mucho más que actividades para personas con discapacidad

La asociación de discapacitados representa más que deporte; es compañerismo, retos compartidos y un proyecto de sensibilidad e inclusión hacia la discapacidad.

Pablo Paz, piloto de DisCamino, nos asegura que «ser piloto para mí, a día de hoy, es una vida nueva. Cada vez que vengo aquí y tengo que salir con un compañero, es una bendición». Esto nos muestra el valor de hacer equipo, conectar y superar adversidades juntos.

Conectando discapacidad y deporte para cumplir sueños

Hacer el Camino de Santiago se convierte en un proyecto común, más allá de la situación o condiciones en las que se encuentre cada persona discapacitada, y eso solo consigue una cosa: unión.

Al conectar discapacidad y deporte, DisCamino ha abierto un mundo de posibilidades físicas y emocionales que, antes, estas personas no habían podido vivir en primera persona.

Antonio Muriel, otro de los protagonistas de este encuentro, nos cuenta lo que sintió al ver pasar los triciclos de DisCamino ya que tiene un hijo con parálisis cerebral y se visualizó viviendo esa gran experiencia con él. «Vi pasar los triciclos de DisCamino y dije, “tengo que ponerme en contacto con ellos como sea”».

Después de este primer encuentro con el equipo de DisCamino, Pablo se puso manos a la obra para probarlo en primera persona: «la sensación de llevar a Adrián, a mi hijo, fue tan grande que dije “quiero seguir con esto”».

Esto demuestra la importancia del deporte para discapacitados y la conexión que se crea entre compañeros de aventura. De esta forma se sobrepasan los beneficios físicos habituales y se crean unos vínculos afectivos que dan fuerza y estimulan el ánimo de estas personas.

Normalizando todo tipo de discapacidades

Desde DisCamino apuestan por la naturalidad frente a la discapacidad, por eso, van a colegios a dar charlas para mostrar a los niños y jóvenes esa realidad y ayudarles a normalizar esa situación. Esta sensibilidad les anima a mostrarse generosos y ofrecer ayuda cuando es necesario porque «la vida no es fácil para todos pero a pesar de la dificultad, puedes ser feliz», apunta Javier Pitillas.

El verdadero reto es llegar a la meta disfrutando, esa es la filosofía de la asociación, que se propone la normalización de la discapacidad en todos sus aspectos.

La labor de apoyo y ayuda a las personas con discapacidad, a pesar de las dificultades, muestra cómo algo tan sencillo puede llegar a suponer la felicidad de una persona.

«Nunca pensé que iba a volver a sentir la velocidad en mi cara y esa satisfacción de ser consciente que lo que has conseguido es el resultado de un gran trabajo realizado a lo largo de todo un año», se sincera David Gil, peregrino aventurero de DisCamino.

«Con palabras no se puede decir, tienes que vivirlo», asegura Rosa Araya, otra de las peregrinas con discapacidad porque DisCamino es una forma de disfrutar y ver disfrutar, de participar de la felicidad de otra persona.

Esta ONG sigue haciendo realidad el sueño de Gerardo día a día y, hoy día, el sueño de un montón de gente más, porque cuando conectamos podemos hacer cosas increíbles.

Transcripción

00:13 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) La llegada a la Plaza del Obradoiro es siempre diferente. Lo que marca la llegada a la Plaza es realmente lo que cada uno va sintiendo, la persona con la que vas. Todo el mundo llega igual, lo que cuenta lo que uno lleva dentro.

00:33 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) En DisCamino ayudamos a las personas que tienen algún problema físico, intelectual o sensorial a hacer realidad su sueño, a hacer el Camino de Santiago o algún otro tipo de aventura que él lleva tiempo soñando y que no pudo hacerla por su situación personal.

00:45 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) Somos muchísima gente, una familia grande que empezó en 2009 gracias a un chico sordociego que se llama Gerardo. La gente cree que DisCamino nace para que Gerardo haga el camino y no es así.

01:00 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) Encontramos la bicicleta adecuada para él en la web; tenía que ser un triciclo-tándem. Cuando llegamos a Santiago, Gerardo nos dijo la frase que marcó el comienzo de DisCamino: "Busca más gente con problemas como yo, para hacer el Camino muchos años". DisCamino nace cuando Gerardo acaba el Camino, para que otra gente, fue su idea fue su sueño, pueda disfrutar de lo que él había disfrutado.

01:18 David Gil (Copiloto de Triciclo-Tándem y piloto de Handbike-Silla) Empecé en DisCamino en 2015 cuando recibí un WhatsApp de Javier Pitillas en el que me decía si quería dar una vuelta en un triciclo. Desde entonces, he hecho al menos un camino por año, excepto durante la pandemia.

01:42 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) También, bueno, tenemos una segunda función. Vamos a los colegios a dar charlas. A contar a los chavales qué es lo que hacemos, pues para que conozcan la realidad de la discapacidad, normalicen la situación de la discapacidad, no se extrañen al ver a alguien así, se animen a echar una mano a quien lo necesite y se den cuenta de que la vida, bueno, no es fácil para todos, pero aún siendo difícil no tiene por qué dejar de ser feliz.

02:09 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) DisCamino ha nacido a raíz y a través de conexiones de gente que vas conociendo por el camino.

02:16 Pablo Paz (Piloto de Triciclo-Tándem) La familia que creas con la gente que está a tu alrededor eso es grandioso. Estás haciendo el Camino, da igual en qué condiciones y por qué circunstancias lo hagas. Es un mismo proyecto, por decirlo así.

02:27 Antonio Muriel (Piloto de Triciclo-Tándem y padre de copiloto) Vimos pasar los triciclos de DisCamino y tengo un hijo que tiene una parálisis cerebral y vi la bici y dije buaa impresionante, tengo que ponerme en contacto como pueda con ellos. La sensación de llevar a Adrián, a mi hijo, fue tan grande que dije: "Quiero, quiero seguir con esto".

02:53 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) DisCamino está formado, en este momento, por un grupo de 40 pilotos que va creciendo día a día.

3:00 Pablo Paz (Piloto de Triciclo-Tándem) Ser piloto para mí, a día de hoy, es vida nueva. Cada vez que vengo aquí y tengo que salir con un compañero, pues para mí es una bendición, la verdad.

03:09 Javier Pitillas (Responsable de Discamino Cada uno tiene su propio reto. Es decir, nuestro reto es llegar, pero no llegar solo llegar como sea, sino llegar pues disfrutando, ¿no?.

03:19 David Gil (Copiloto de Triciclo-Tándem y piloto de Handbike-Silla) Nunca pensé que volvería a sentir la velocidad en mi cara, ni esa enorme satisfacción que proporciona ser consciente de que lo que has conseguido es el resultado del gran trabajo realizado a lo largo de todo un año.

03:36 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) Que nadie te diga que no puedes. Eso es realmente lo que lo que tiene que ser y por lo que hay que pelear. No pensarlo tú y que nadie te diga que no puedes.

03:47 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) Ahora mismo el Camino es una forma de disfrutar y de hacer disfrutar de acompañar en la felicidad de otras personas.

03:59 Rosa Araya (Usuaria de Bici-Silla y Silla de Montaña) Y te sientes muy libre, ¿no? Es como uff... ¡puedo volar!. Llegas hasta allá y piensas, ¿no?. En tres días o cuatro que has hecho el Camino digo: "por fin estoy aquí". Y digo: "guau". Es algo pues... con palabras no se puede decir. Tienes que vivirlo, ¿no?

04:22 Pablo Paz (Piloto de Triciclo-Tándem) Y el recibimiento en la Plaza es, por decirlo así, el climax del Camino. Es el punto final de emociones, ahí se desborda todo. Tus emociones, las tuyas, los compañeros... Todo el mundo.

04:35 Javier Pitillas (Responsable de Discamino) En estos 14 años que llevamos ya por ahí rodando, hemos hecho 89 Caminos, han llegado a Santiago con nosotros más de 400 personas con diferentes discapacidades. Seguimos haciendo realidad el sueño de Gerardo y, hoy en día, pues es el sueño de un montón de gente.

Contenido relacionado