Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Chema Alonso: Trabajo en equipo en los nuevos entornos laborales

El COVID-19 trajo nuevas formas de trabajar, cambiando la percepción que tenían muchas empresas acerca de cómo se debe gestionar el trabajo. Por ello, hoy tenemos con nosotros a Chema Alonso, Chief Digital Officer de Telefónica, miembro del comité ejecutivo de la compañía y reconocido hacker, para hablar de la nueva cultura empresarial y de cómo las empresas y trabajadores se adaptan a ella.

 

Por paradójico que parezca, la nueva forma de trabajar de muchas culturas no es del todo tan nueva, ya que utiliza parte de una metodología bastante extendida en el sector tecnológico: un trabajo basado en la flexibilidad y el trabajo remoto, dos aspectos que cada vez más empresas han adoptado desde la pandemia.

Quédate con nosotros y descubre estas nuevas formas de trabajar así como tips y consejos para adaptarte de la mejor forma posible a todos los cambios.

El trabajo en equipo en la nueva cultura empresarial

Son cada vez más las empresas que están optando por un modelo flexible, en el cual el horario y las condiciones de trabajo varían en función del trabajador concreto. Y es que, como dice Chemal al final se trata de clavar clavos, si un trabajador “clava más clavos” en cuatro horas, es preferible a uno que clava menos en 10 horas, ¿no?

Para que la flexibilidad laboral y el teletrabajo, total o parcial, funcione es preciso que el trabajo en equipo sea muy bueno, facilitando las conexiones personales, el respeto y empatía entre todos los empleados, desde el responsable de coordinación hasta el empleado más junior. Ponerse en la piel del compañero, o el empleado, y buscar el bien común en cada proyecto, sin dejar que el ego u otros factores interfieran, buscando una comunicación fluida y directa es fundamental en las nuevas formas de trabajo de hoy en día. Si quieres aprender más sobre la importancia de conocer a tu equipo, Pablo Laso te cuenta acerca de la importancia de conocer bien a tu equipo de trabajo y cómo gestionar de forma personalizada la situación con cada miembro. 

Para ello, acabar con la reunionitis es fundamental. Como bien indica Chema Alonso, en muchas organizaciones se tiene la creencia de que contra más reuniones y más extensas sean, mejor. Nada más lejos de la realidad. Debemos tener en cuenta que una reunión de una hora de ocho personas, implica una jornada laboral, por lo que si esta reunión puede ser concreta mucho mejor, y si puede suplirse por una llamada o un correo mucho mejor.

Principales cambios en el entorno laboral híbrido

Desde la pandemia ocasionada por el COVID-19, cada vez son más las empresas que buscan un entorno laboral híbrido, sin dejar de lado la presencialidad pero buscando la máxima flexibilidad y mejores condiciones de trabajo para sus empleados.

Esto se consigue adaptando las condiciones laborales de cada empleado a sus necesidades personales, de modo que se encuentre más feliz con su trabajo, y con su vida en general, logrando con ello ser más productivo. Para todo ello es importante:

Desde la pandemia ocasionada por el COVID-19, cada vez son más las empresas que buscan un entorno laboral híbrido

  • Contar con un horario flexible. Poner el foco en la consecución de objetivos en lugar de en la cantidad de horas dedicadas a ello. De este modo el trabajador será más eficiente y, además, podrá conciliar mejor su vida personal con la laboral.
  • Deslocalización del puesto de trabajo. Es innegable que hay determinados puestos de trabajo que requieren de ir al lugar concreto, como un almacenero o un transportista, pero gracias a las herramientas tecnológicas que disponemos, existe una gran cantidad de puestos de trabajo que pueden ser desarrollados desde cualquier lugar, lo cual contribuye muy positivamente a la conciliación de la vida laboral y la vida personal.
  • Trabajo personalizado. Al final cada persona es un mundo. Según Chema Alonso, no se trata de que una empresa adopte un modelo totalmente flexible, o totalmente remoto, se trata de buscar la combinación de elementos que mejor resulten para cada empleado, de modo que cada cual pueda dar el máximo.

Desarrollo profesional en un entorno laboral híbrido

Hasta ahora hemos visto cómo muchas empresas están pasando de un modelo 100% presencial a uno híbrido, así como las principales novedades de esta nueva forma de trabajo. Pero, ¿cómo puede afectarte, desde el punto de vista del desarrollo profesional? 

Si eres de los que busca un desarrollo profesional continuo, tratando de mejorar tu eficiencia y empleabilidad, estás ante una gran oportunidad, ya que estos nuevos elementos pueden darte la oportunidad de destacar como un empleado eficiente y con variedad de recursos para adaptarte a esta nueva metodología ágil.

Además, como indica Chema, lo importante no es centrarnos en lograr la perfección sino en ir mejorando día a día, adaptándonos de la mejor manera a estos cambios y tratando de ser lo más eficientes posible. A continuación, te damos unos tips para lograr adaptarte del mejor modo a esta nueva forma de trabajar, para que logres maximizar tu desarrollo profesional.

¿Cómo adaptarse al teletrabajo?

  • Tecnología. Hoy en día la tecnología es tu mejor aliada. Si quieres desarrollarte a nivel profesional no queda otra que estar al día en cuanto a nuevas herramientas tecnológicas y probar. Seguro que hay una herramienta adaptada a tus necesidades, bien sea para gestionar tu tiempo, comunicarte con tus compañeros, compartir archivos y documentos de forma online… Se trata de probar y quedarte con lo que mejor funcione en tu caso personal e implementarlo en tu día a día.
  • Gestión del tiempo. En un entorno laboral híbrido, la gestión del tiempo es un aspecto capital. Ser capaz de mantener toda tu atención en la labor que estás realizando, buscando la forma de hacerlo lo más ágilmente posible, marca la diferencia. Para que puedas gestionar correctamente tu tiempo te vamos a dar una serie de tips útiles y rápidos de implementar, con los que podrás lograr organizar mejor tu jornada laboral: 
    • Método Eisenhower: se trata de hacer una tabla, en las filas distinguiremos entre trabajo importante y no importante, y en las columnas haremos distinción entre urgente y no urgente. Sólo quedaría asignar a cada espacio las distintas tareas. Con este método de gestión de tiempo lograrás tener claro la importancia de las diversas tareas a abordar.
    • Uso de calendario. Si eres una persona tecnológica, el Google Calendar puede ser una gran herramienta para tener en un mismo sitio reuniones y tareas por hacer. En cambio, si eres de los de toda la vida, puedes utilizar una agenda en la cual distribuir las distintas tareas a realizar durante la semana.
    • Trello. Puedes utilizar esta herramienta u otra similar. Con este tipo de herramientas online, podrás poner en común con tus compañeros las tareas a realizar y ver el estado en que se encuentra cada una de ellas, mejorando considerablemente la organización a nivel de trabajo en equipo.

Nuevas formas de trabajo

Hemos visto de la mano de Chema tres elementos fundamentales de las nuevas formas de trabajo, la flexibilidad horaria, la posibilidad de trabajar de forma remota, y los contratos por objetivos en lugar de horas, pero hay otros elementos a tener en cuenta que determinan nuevas formas de trabajar: 

  • Holocracia. Se trata de un modelo de trabajo en el cual nadie tiene un cargo superior al de ningún compañero. Suele darse en trabajos cuyo objetivo principal es el refuerzo de las competencias y habilidades de los trabajadores.
  • Smart Working. Se trata de un modelo donde prima la responsabilidad, la empatía y la confianza, ya que se traslada al empleado toda la responsabilidad que sus tareas conllevan. De este modo el empleado asume más responsabilidad, pero también una mayor satisfacción con la buena realización del trabajo.
  • Freelance. Se trata del modelo más conocido de estos tres mostrados. Se trata de un modelo en el cual una persona presta sus servicios especializados a distintas empresas. Con este modelo la empresa logra externalizar un volumen de trabajo considerable, y el freelance tiene la posibilidad de autogestionar su tiempo y su trabajo.