Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Gustavo Dudamel: Si el mundo funcionase como una orquesta habría más armonía

¿Quién es Gustavo Dudamel?

Gustavo Dudamel es un músico que ha roto moldes desde muy joven. Director de orquesta y compositor venezolano, a pesar de su juventud, dirige la Ópera de París, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles.

En su haber cuenta con tres premios Grammy, y ha colaborado con artistas que no tienen nada que ver con la música clásica, como Chris Martin de Coldplay o la estrella pop estadounidense Katy Perry.

El 1 de enero de 2017 estuvo al frente de la Filarmónica de Viena en el tradicional Concierto de Año Nuevo, convirtiéndose en el director de orquesta más joven en participar en este conocido evento que arranca el año en miles de hogares de todo el mundo.

Pero su carrera ha tenido grandes momentos de cine. En 2015, John Williams, compositor de históricas bandas sonoras, le invitó a conducir la música de apertura y de los créditos de cierre de Star Wars: Episodio VII. El despertar de la Fuerza. Una experiencia de cine que no fue la única, ya que Gustavo Dudamel fue el compositor de la banda sonora original de la película “Libertador”, y ha sido el responsable de dirigir la banda sonora de la nueva adaptación de Steven Spielberg del musical “West Side Story”.

¿Cómo comenzó el amor por la música de Gustavo Dudamel?

Gustavo Dudamel nació en el seno de una familia musical, su padre era músico y su madre profesora de voz. Es por esto que dice que su amor por la música comenzó antes de nacer, porque en el vientre materno ya estaba rodeado de música. Ya en la infancia, Gustavo Dudamel creció rodeado de instrumentos musicales, estudiando violín, jugando a que dirigía una orquesta algo que hizo natural su formación musical hasta llegar a ponerse al frente de una orquesta sinfónica. Y es que con seis años ya jugaba a dirigir a la Filarmónica de Viena gracias a las grabaciones de la prestigiosa orquesta austriaca.

Si el mundo funcionase más como una orquesta habría más entendimiento, más armonía

Pronto tuvo la oportunidad de demostrar que dirigir una orquesta era mucho más que un juego, y que poseía un gran talento. Con trece años, al ver que su director no llegaba al concierto, dejó el violín a un lado, tomó la batuta y comenzó a dirigir a sus compañeros de la orquesta juvenil de la que formaba parte. A partir de ese momento, Gustavo Dudamel comenzó a formarse como director de orquesta.

«Para conectar es importante el respeto a los artistas»

Gustavo Dudamel comenzó a dirigir cuando tenía once años, por lo que para él siempre ha sido algo muy natural, muy libre. Gracias a esta formación tan precoz, en el momento de dirigir grandes orquestas del mundo, a pesar de su juventud, ha existido una naturalidad en la acción de poder conectar con los músicos a los que dirige. Para Gustavo Dudamel el respeto al compositor, a la música, el respeto a los artistas, a los músicos es esencial. Así, comparte y disfruta junto al resto de miembros de la orquesta, creando relaciones muy especiales.

«El director no es nada sin su orquesta»

Con un gesto, Gustavo Dudamel demuestra que un director sin su orquesta no es nada. Como él dice “La batuta no suena”. Es la acción de los músicos, guiados por el director, la que crea la conexión entre orquesta y público.

Para el director de orquesta venezolano, el centro de la acción son tanto la música como los intérpretes a los que dirige desde su atril, desde donde tiene el privilegio de asistir y formar parte de esa armonía, siendo uno más de la orquesta, ya que existe un liderazgo colectivo, que se consigue manteniendo un diálogo que se enriquece a través de horas de ensayos.

Gustavo Dudamel

¿Cómo define una orquesta Gustavo Dudamel?

Según Gustavo Dudamel, una orquesta es una comunidad donde tiene que haber disciplina, pero también es un espacio abierto a la creatividad, ya que se está expuesto a la creación de armonía. Porque para Dudamel, a partir de estos elementos, la música, una orquesta, tienen la posibilidad de transformar vidas.

«No todos tenemos que estar de acuerdo para llegar a un acuerdo»

La realidad de una orquesta es la suma de muchos talentos musicales distintos, con diferentes instrumentos que no suenan igual, donde cada músico produce un sonido específico. Todo esto, según Gustavo Dudamel, es una gran discrepancia sonora, formada por las mismas realidades, los instrumentos y los músicos.

Para resolver esto, es necesario crear un balance, llegar a un acuerdo a pesar de las diferencias, de los desacuerdos, para alcanzar la armonía. Para el director venezolano, si el mundo funcionase más como una orquesta, habría mucho más entendimiento, habría mucha más armonía, porque no todos tenemos que estar de acuerdo para llegar a un acuerdo.

Transcripción

0:07 Presentador Bienvenidos a Mejor Conectados, un podcast de Telefónica con el que inspirarse, aprender y mejorar. Estamos convencidos de que cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles.

0:18 Presentadora Hoy hablamos con Gustavo Dudamel, joven músico, director de orquesta y compositor venezolano. Es Director de la Ópera de París, de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles. En su haber cuenta con nada más y nada menos que tres premios Grammy.

0:36 Presentador Hola Gustavo, ¿Cómo surgió tu amor por la música?

0:40 Gustavo Dudamel Bueno, mi amor por la música comenzó creo que desde antes de nacer, porque vengo de una familia musical, mi padre es músico, en mi familia se canta, un tío músico también. De manera pues que creo que estando en el vientre de mi madre estaba rodeado de música y de esa misma manera, pues al nacer, el juego diario era con algunos instrumentos musicales, hasta que llegó, evidentemente, el conocer a una orquesta, una orquesta sinfónica, y el juego favorito se convirtió en dirigir orquestas, con unos juguetes que yo tenía y con las grabaciones que iba colocando, de las grandes orquestas del mundo, las cuales ahora tengo la oportunidad de dirigir este ehh, en real, con los músicos reales. Pero así fue, digamos el comienzo de mi amor por la música.

1:54 Presentadora Gustavo, cuando echas la vista atrás, ¿Qué sientes viéndote como director de las orquestas tan importantes que has dirigido?

2:02 Gustavo Dudamel Bueno, fíjate, yo creo que ehh, cuando pienso en lo que hago, en dirigir una orquesta, ehh pienso profundamente en que nada ha cambiado desde que era un niño. Para mí hacer música ha sido el compartir con mis compañeros, el crear digamos la armonía, la belleza que es la música, esté junto a mis amigos, a mis amigas y eso pues siempre ha sido un placer. De manera pues que es lo que siento al dirigir estas grandes orquestas, sea la Ópera de París, sea la Filarmónica de Los Ángeles, sea Berlín, sea Viena..., siempre es ese placer y esa sensación primigenia de ese niño Gustavo, que estaba allí sentado en un atril, tocando el violín o dirigiendo a sus compañeros en la, el núcleo de la orquesta en mi país. Y así se hacía la acción de hacer lo que hago.

3:16 Presentador ¿Crees que esa es una de las claves para poder llegar a destacar en lo que haces? No perder nunca esa visión del que está jugando, el niño que juega, o ¿Cuáles crees que serían las razones para poder haber llegado a donde estás ahora?

3:31 Gustavo Dudamel Creo que es esencialmente la razón y los fundamentos digamos en lo que me baso para poder hacer lo que hago, es hacer música, es el disfrutar, el disfrutar y el deseo de compartir.

3:51 Presentadora Las orquestas que diriges suelen estar compuestas por músicos de distintos países, edades, orígenes... ¿Cómo enfocas la dirección de un grupo humano tan diverso?

4:01 Gustavo Dudamel Fíjate que yo comencé a dirigir cuando tenía 11 años, es decir, son 30 años dirigiendo Orquesta y siempre ha sido algo muy natural para mí, nunca ha habido ningún tipo de presión en el caso, pues digamos, de una familia que puede presionar al niño, que pueda tener un específico talento, que sé que aunque lo desarrolle de una manera específica, no fue así. No fue así porque fue muy natural, fue muy, muy libre, digamos, dentro de la disciplina que me brindaba el conservatorio, la orquesta. Y eso ha hecho que cuando me ha tocado pues, dirigir las grandes orquestas del mundo, desde que estoy muy joven, ha habido una naturalidad en la acción de poder conectar, yo creo que es esencial, primero, el respeto al compositor, a la música, el respeto a los artistas, a los músicos con los que estás trabajando y aquí viene, pues, lo que es esencial, que es el querer compartir y disfrutar, y eso ha hecho que haya creado relaciones maravillosas con todas las orquestas que yo he dirigido.

5:39 Presentador En muchas ocasiones, diriges orquestas a los que conoces desde hace solo unos pocos días antes del concierto, ¿Cómo afrontas estos escenarios? ¿Tienes algún truco, método o hábito recurrente que te ayude a asegurar la conexión entre todos los integrantes del grupo?

5:54 Gustavo Dudamel Um no, no, no, no tengo ningún secreto realmente para conectar con Orquestas yo creo que a ver, es que tenemos que pensar también en lo que es dirigir una orquesta. Dirigir una orquesta no es solamente mover los brazos enfrente, o marcar el tiempo, o indicar las dinámicas, que sí es más fuerte, o si es menos fuerte. No, no es solamente eso, sino que hay un aspecto también filosófico, psicológico, recuérdate que estás liderando un grupo donde son individuos, cada quien tiene su realidad y se une para poder crear una realidad en el medio de muchas realidades. Entonces poder conectar .todas esas energías, todos esos pensamientos, ehh allí está lo fascinante de la dirección de Orquesta. Está ahí, está en el convencer, pero también es una danza, es como convencer, ser convencido, llegar a acuerdos, tratar de conectar todo eso para poder crear una interpretación. Y eso, y eso para mí, desde el inicio ha sido mi forma de dirigir, pues ha habido algo muy natural de entender al músico, mirar al músico que está allí y sentir su realidad, digamos… su deseo, sus ideas, tienes que leerlo sin que te digan nada, a través de los sonidos que producen con sus instrumentos, y eso allí está. Yo creo que la esencia de la dirección, la esencia de la dirección, está en balancear todos esos elementos, donde está, pues, el aspecto filosófico, psicológico y también, evidentemente, artístico.

7:59 Presentadora El lema de Mejor Conectados es que “cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles”. ¿Es esto lo que pasa en una Orquesta?

8:07 Gustavo Dudamel Así es, así es, porque fíjate, fíjate lo fascinante que es la realidad de una orquesta. La orquesta en principio es un compendio de, digamos, instrumentistas, músicos de artistas que cada uno toca un instrumento distinto, inclusive si tenemos una fila de primeros violines, digamos, o de violines, serían treinta personas que están tocando el mismo instrumento, pero esos instrumentos no suenan igual. Además, cada músico produce un sonido específico. Además, está también, te puedes ir de los violines y vas a los metales, por ejemplo, donde hay un trombón, donde suenan completamente distintos, las tubas, las trompetas, la percusión. Todo eso, si tú te lo imaginas, ehh pues nos imaginamos una gran discrepancia, porque, digamos sonora, por las mismas realidades, los instrumentos, pero al final, cuando se crea el balance, cuando tenemos la música en frente y tenemos el deseo de hacer una interpretación donde todos estamos de acuerdo a pesar de que pueden haber desacuerdos, evidentemente, se crea lo mejor y es una de las cosas más hermosas. Yo creo firmemente que si el mundo funcionase más como una orquesta, habría mucho más entendimiento, habría mucha más armonía, porque no todos tenemos que estar de acuerdo para llegar a un acuerdo.

9:40 Presentador Tu vida profesional implica viajar constantemente y dar conciertos por todo el mundo. ¿Cómo consigues, como director, conectar con esa audiencia universal, sin importar el país en el que actúes?

9:52 Gustavo Dudamel Bueno es la música, al final en esencia, es la música. Ehh no se trata de mí, imagínate, a ver, yo realizo la acción menos musical de todas, porque mi instrumento no suena, la batuta no suena para nada. O sea, digamos, es la acción de los músicos guiados de alguna manera este, por el director, los que crean todo esto y evidentemente es fundamental la interacción con el público, porque el público también, recibiendo toda esa energía, toda esa armonía, ehh interactúa enviando también lo que ellos sienten y van percibiendo lo que están escuchando, y eso es una interacción que va sucediendo y es fascinante. De manera pues que, no es el director solamente, sería muy egocentrista pensar de que somos el centro de la acción y no es así. El centro de la acción es la música en sí y los músicos que la producen. El director es un privilegiado, al final.

11:07 Presentadora ¿Cómo entiendes el liderazgo de un grupo humano? ¿Eres más partidario de la “autoridad pura” (porque yo lo digo) o de buscar puntos en común, una dirección más horizontal, fomentar el buen ambiente?

11:20 Gustavo Dudamel Pues los regaño a todos –no, mentira (ríe)- No, mira, yo crecí tocando en una orquesta y me recuerdo que era una orquesta muy grande, seríamos como unos 600 músicos y era la celebración ehh de, el aniversario del Sistema de Orquestas en mi ciudad, en Barquisimeto, y celebraba pues, todas las orquestas del Estado Lara. Nos juntábamos y a mí me tocó, me recuerdo tocar la parte de los segundos violines Se, imagínate, yo estaba tocando prácticamente cuatro notas. Pero me recuerdo ese momento estando en el medio de su orquesta, cuando todo aquello sonó. Yo me sentí sumergido en un mar que nunca, nunca me había imaginado que podía estar. Eran sonidos que venían, me recuerdo que me venían los cornos detrás, las trompas, los violines, veía los directores, las trompetas, yo estaba como en el medio de algo y yo también estaba produciendo, aunque era una sola nota, o dos o tres las que producía, y era parte de ello. Es por eso que, cuando de alguna de alguna manera tengo que liderizar, siempre me voy a ese puesto en el que yo estaba sentado en esa orquesta. Y aquella fascinación, que la mantengo viva hasta ahora, y la mantendré viva yo creo que esta vida y la próxima. Hace que sea algo natural, sea algo de proponer, siempre es una propuesta. Siempre cuando trabajas con artistas de un alto nivel, que tienen una carrera, este sólida ya hecha como orquesta, como solista, siempre viene una propuesta, es un diálogo el cual se enriquece, que se va enriqueciendo a través de los ensayos y a partir de allí, pues hay un liderazgo que al final es colectivo. Y es porque, al final, la esencia de todo es que tú has estado allí, has estado sentado y te sientes parte de ese grupo, no te sientes como un líder único allá arriba en el podio, sino que te sientes uno más de la orquesta.

14:05 Presentador Al terminar tus conciertos, es habitual que le hagas levantarse a cada uno de los músicos para compartir el reconocimiento del público. En general, en la vida, ¿Crees que el éxito pertenece más al líder o al grupo en su conjunto?

14:19 Gustavo Dudamel Absolutamente a la comunidad, al grupo. Porque imagínate, yo te voy a dar un ejemplo ahorita, no hay nada, ¿verdad? O sea, si tengo una orquesta y yo marco esto, puede sonar algo. O sea que el director no es nada si en su orquesta. Entonces, en esencia, son ellos. Por eso vuelvo y vuelvo al mismo sitio. Yo siento que la posición del director es un privilegio, una bendición.

14:52 Presentadora Gustavo has dirigido a la Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo, en la que son los músicos los que eligen al director ¿Por qué crees que te eligieron?

15:03 Gustavo Dudamel Digamos, de alguna manera, llegué muy joven a dirigir la Filarmónica de Viena. Bueno, si soy sincero, la dirijo desde que tenía seis años, en las grabaciones. Porque tenía las grabaciones de la Filarmónica de Viena y los ensayaba súper bien. Eso fue lo primero que yo les dije a ellos, que los había dirigido muchas veces. Pero la oportunidad, me acuerdo que tendría 26 años, ehh eso ya, ya hace 14 años. Y hemos, pues hemos tenido una relación maravillosa durante todo este tiempo. Recuerdo también que fue hermoso porque, yo no oculté la emoción y digamos, el respeto que ellos infundían en todo lo que estaba sucediendo, yo dije: -espero que me disculpen porque voy a estar por lo menos los primeros 10 minutos temblando. Mi mano va a estar temblando. Eso fue algo muy natural que yo sentí y así fue ese momento. Hubo como una sinceridad plena y hubo la apertura de ellos para poder dejarme entrar en la familia. Y eso desde el 2007 que fue la primera vez que les dirigí (creo que fue el 2007 o 2006 algo así). Nos ha dado la oportunidad de desarrollar una relación maravillosa, giras internacionales, conciertos en Viena, pues intercambios educativos maravillosos. Y a partir de allí nació esta invitación, que es un honor. Yo nunca, osea, nunca me lo imaginé. Realmente fue, eso es digamos, algo para los directores consagrados y cuando me llegó, pues no te imaginas la celebración. Todavía estoy celebrando.

17:14 Presentador ¿Y qué nos puedes contar sobre "El Sistema"? ¿En qué consiste esta pedagogía alternativa?

17:20 Gustavo Dudamel “El Sistema” de Orquestas y coros juveniles e infantiles de Venezuela es un programa creado hace ya 46 años por un hombre de una visión infinita, el maestro José Antonio Abreu, que vio la música como una herramienta artística de transformación social. Y, eso es algo que si lo pensamos y decimos, bueno, pero, ¿Cómo esto funciona? Y creo que cuando explicaba que una orquesta es una comunidad, una comunidad donde tiene que haber disciplina, tiene que haber muchísima disciplina, pero también tiene que haber mucha creatividad. Estás expuesto a la creación de armonía, a partir de ello, a la creación permanente de belleza. Eso, y a partir de allí, con todos estos elementos, digamos, con todos estos fundamentos vanos, humanistas, tienen la posibilidad de transformar vidas. Y esto el Maestro lo vio desde el principio y se creó un sistema que iba, pues de alguna manera se fue transformando, y se fue ampliando, y enfocándose siempre más en los jóvenes y en los niños, pues, digamos, apartado, eso ha sido excluidos. Yo creo que la mejor manera de sentirse incluido es teniendo identidad y creo que, el hecho de que tú como pobre, como una persona pobre no tenga una identidad, ese es la mayor tragedia de la pobreza, es no tener un lugar en la sociedad. Y cuando a ti, desde lo más elevado que es el arte del ser humano, te incluye o te dan la posibilidad de desarrollar una vida a través de eso, es la mejor manera de transformar. Y eso es ejemplificado, pues, en los miles y millones de niños que han pasado por el sistema, no solamente en mi país, sino alrededor del mundo. (Ya) eso en esencia es el principio del “El Sistema”. Brindarle acceso a la juventud y sobre todo a la juventud, excluida de ser incluida a través de la belleza, a través del poder absoluto que tiene el arte.

20:18 Presentadora ¿Cómo crees que puede la música ayudar a ser mejor persona a la gente? ¿Por qué crees que la música tiene ese poder? Música, además, viene de muchos siglos atrás, pero sí que tiene algo que nos une a todos.

20:30 Gustavo Dudamel Absolutamente, porque la música es el lenguaje o el lenguaje universal. O sea, a veces no necesitamos entender lo que es un texto para poder sentir la música, allí está el gran poder de la música. A veces no sabemos ni el porqué de esa música, y además de eso está lo subjetiva que puede ser porque tú la puedes sentir de alguna manera, la otra persona la puedes sentir de otra, pero al final está llegando y te está llevando un mensaje, el cual pues tú transformas a partir de lo que estás sintiendo, de manera que ahí está el poder de la música, e imagínate sentirte parte de construirla, de hacerla, ¿Sabes? Ese niño, ese joven que tiene la oportunidad de tocar un instrumento y estar en ese escenario. Reivindicando a través de sus instrumentos, a través de hacer la música que hace y ser reconocido por un público que es su comodidad, que es su comunidad perdón, pues hace que el poder de la música, pues, lo sea todo para esa transformación.

21:43 Presentador ¿Qué herramientas crees que les aporta a los jóvenes? Más allá de lo que es el momento musical. ¿Les hace poder relacionarse mejor con otras personas?, ¿Les hace tener una mente más abierta a escuchar a los mayores?

21:55 Gustavo Dudamel ¿Sabes cuál es uno de los elementos esenciales de la música? escuchar , escucharnos los unos a los otros. No es solamente producir un sonido y hacer de ese sonido algo que no te deje escuchar a los otros. Entonces ya el hecho de escucharnos los unos a los otros hace que tú entiendas tu acción como ciudadano, distinta. Vivimos en un mundo evidentemente, en el cual se grita mucho, se crean muchísimas cacofonías. Qué maravilla sería si nos escucháramos mucho más a través de eso y creáramos, no solamente la cacofonía, sino que crearemos una armonía en la cual todos nos entendamos, y eso es lo que sucede con la música. En la música lo esencial es escucharse y a partir de escucharnos podemos crear belleza para los otros.

22:47 Presentadora Es muy interesante esto que comentas Gustavo, me gustaría preguntarte. ¿Por qué decidiste crear la Fundación Dudamel?

25:55 Gustavo Dudamel Yo creo que la Fundación Dudamel de alguna manera es una extensión de la idea de mi maestro, del maestro obrero, que brinda las posibilidades a los jóvenes en los distintos rincones del mundo, a tener acceso a la música al más alto nivel. Y de eso se trata, pues tratar de hacer estos encuentros, la fundación, en esencia, hace encuentros de jóvenes de distintas partes del mundo para brindarles primero pues educación al más alto nivel, como ya he dicho, compartir, crear música juntos, desarrollar pues ideas e interpretaciones, liderazgo sobre todo. Porque al final, estos jóvenes se convierten en líderes de sus propias comunidades y pues en esencia es eso, ehh digamos, una pequeña extensión de ese sueño del maestro de expandir alrededor del mundo el mensaje de la música como un derecho fundamental, un derecho humano fundamental.

24:05 Presentador Gustavo, ¿Dentro de 200 años, la música clásica será la misma que ahora o habrá evolucionado o cambiado?

24:12 Gustavo Dudamel Va a ser siempre la música, fíjate. Yo veo la música como un árbol. Y hay distintos estilos de música. Yo he tenido el privilegio de dirigir una sinfonía de Beethoven, de Mahler, una cantata, una misa de Bach, Stravinsky, John Adams, Esteves, Carreño, Ginastera... y al mismo tiempo pues hacer música con Chris Martin, o con Katy Perry, o con Herbie Hancock, Tony Bennett... Y de esa manera, fíjate, nos damos cuenta que realizando eso, te das cuenta de que la música al final es una, con distintos estilos. Entonces, yo creo que el término música clásica hace que el joven vea que es algo clásico, que es algo viejo, que algo que le pertenece a otra generación. Cuando no tiene nada que ver, porque la música discurre el tiempo en el tiempo y eso hace que sea atemporal, que esté viva en el tiempo que se hace, y con todo lo que hemos vivido, por ejemplo de la pandemia, era casualmente el año de Beethoven, pero nos dimos cuenta de que la música de Beethoven tiene aún mucho más poder en nuestros tiempos por su mensaje y por su fuerza. Pero al mismo tiempo, pues, la vemos como algo que discurre en el tiempo, algo hermoso que discurre en el tiempo y que esa temporalidad pues le da estar presente en el momento en que se hace. De manera que debemos quitarle un poco esa erudición, ese clásico, clasicismo, porque al final la música clásica, si lo hablamos en términos específicos, es un período de la música, que es el período de Mozart, de Haring, todos estos luego viene el romántico, pero queda el clásico como algo viejo, y no es así. Es algo que discurre en el tiempo y que está vivo en el momento en que se hace.

26:30 Presentadora A modo de última reflexión: Decías que los jóvenes “son la fiesta del futuro”. ¿Qué importancia tienen, en tu opinión, las próximas generaciones para la construcción de ese futuro?

26:42 Gustavo Dudamel Decía Borges, Jorge Luis Borges decía una frase maravillosa, que era, si no me equivoco, “El pasado ya no existe y el futuro es una coacción del presente”. Es decir, nosotros estamos construyendo el futuro en el presente, cuando siempre se nos habla del futuro, es algo muy lejano, pero el futuro está existiendo permanentemente y es por eso que, cuando hablamos del futuro, tiene que ser algo de ahora, los jóvenes de ahora que están son el futuro, pero ya hay niños que están allí, entonces, evidentemente, cuando, es muy fácil cuando se promete y decir bueno, “en el futuro haremos…”. Eso no tiene nada que ver porque no existe si no se realiza en el presente para poderlo, irlo desarrollarlo inmediatamente. Y eso es lo fundamental en los proyectos que hacemos. Por eso que los jóvenes, pues, las orquestas de los jóvenes, pues son el futuro y seguirá siendo un futuro que se vaya haciendo en el presente.

27:57 Presentador Gustavo Dudamel. Un joven Director de Orquesta de prestigio internacional que nos anima a escucharnos entre nosotros, para poder crear belleza para los demás y así, de esa manera, concibe la música.

28:10 Presentadora Como el lenguaje universal, más allá de las palabras, que nos conecta como ciudadanos. Dudamel afirma que el éxito pertenece a la creación de la armonía siempre desde la comunidad y ve en la juventud, la orquesta del futuro.

28:25 Presentador Descubre más historias en podcasts en Spotify, Podimo, Apple Podcast, Google Podcast, iVoox y en mejorconectados.com. Este podcast es una producción de Telefónica en colaboración con Universo Media.