Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Los valores del deporte nos conectan con los demás

Amaya Valdemoro es considerada la mejor jugadora de baloncesto española de la historia. Sin duda, sus 3 anillos de la WNBA, sus decenas de palmarés y su impecable performance en los Juegos Olímpicos de Atenas y Pekín respaldan esa convicción y convierten a la alero madrileña en todo un referente en el deporte femenino. 

Durante su trayectoria en este deporte ha pasado por multitud de continentes y jugado para países como Turquía, Rusia, Estados Unidos y, por supuesto, España, pero siempre llevando los valores del baloncesto por bandera. La humildad, la empatía y el trabajo en equipo son para ella tan importantes como una buena técnica, dentro y fuera del campo.

Mejor jugadora de baloncesto femenino

Desde que pisó la cancha por primera vez, Amaya Valdemoro se embarcó en una carrera repleta de hitos hasta llegar a convertirse en la mejor jugadora de baloncesto femenino española. 

El deporte como un aspecto más del desarrollo personal de las jóvenes

Comenzó en el baloncesto casi por casualidad, pero con tan solo 15 años su talento ya la había impulsado hasta la Primera División. A partir de entonces, su carrera avanzó a pasos agigantados. Amaya Valdemoro entró en la WNBA con 20 años, siendo de las primeras jugadoras en formar parte de la recién creada nueva liga. Batió el récord español de la deportista más veces internacional absoluta de la historia, en 258 ocasiones, y se convirtió en la única jugadora capaz de mantenerse en el Top 5 de Mejor Jugadora Europea durante 6 años consecutivos. Un sinfín de logros que llevaron a la alero a convertirse en la jugadora de baloncesto mejor pagada.

En este camino destaca el agradecimiento que siente hacia sus padres porque nunca entendieron el deporte como algo antagónico a sus estudios, fuesen cuales fuesen sus notas, sino como un complemento con diferentes valores y aprendizajes.

Amaya Valdemoro

La visibilidad del baloncesto femenino

En el listado de deportistas mundialmente reconocidos hay muy pocos rostros femeninos. Amaya Valdemoro es uno de ellos, pero asegura que todavía queda mucho por recorrer hasta conseguir la equidad en el deporte femenino y masculino

La escasa representación mediática, publicidad y retransmisiones de partidos es solo una pequeña parte del problema. Pese a haber sido la jugadora de baloncesto mejor pagada, Amaya denuncia que sigue habiendo una importante brecha salarial entre el baloncesto masculino y femenino: “Económicamente todavía estamos a años luz y las horas de sacrificio son exactamente las mismas”. 

En una profesión tan exigente  como la suya, la deportista teme que las nuevas generaciones de mujeres dejen de apostar por el deporte profesional al contemplar un futuro tan dispar en el que la recompensa puede resultar insuficiente. 

Valores del baloncesto / Qué valores te aporta el baloncesto

Además de ser la mejor jugadora de baloncesto, durante sus años de actividad como mujer deportista, Amaya Valdemoro ha sido también un referente en los valores en el deporte y en cómo nos ayudan en nuestro día a día, especialmente en el ámbito juvenil.

Complementario a lo que una persona pueda aprender en un colegio o en una universidad, para Amaya el deporte forma parte de lo que llama la “universidad de la vida”. El deporte enseña a compartir, a empatizar aprendiendo a ponerse en la piel de los demás, el valor del sacrificio, de la constancia y de la humildad. Pero, sobre todo, el deporte enseña que, como todo en la vida, nada es fácil y que los obstáculos se superan con esfuerzo y perseverancia. 

Por todo ello, vivir desde joven el espíritu del deporte solo aporta beneficios y un conjunto de herramientas con las que poder gestionar el día a día de mejor manera. Para la deportista madrileña el deporte es fundamental para la formación y es necesario concienciar a los más pequeños de todo lo bueno que les puede ofrecer. 

Baloncesto: sacrificios y recompensa

Llegar a convertirse en una de las jugadoras de baloncesto femenino más importantes de la historia no es tarea fácil. Detrás de cada éxito se esconden muchas horas de trabajo que han caracterizado la vida de la jugadora desde que debutó en el mundo del baloncesto profesional en 1992.

Profesionalizarse en el deporte implica tomar decisiones y dejar muchas cosas de lado. En el caso de Amaya, la primera decisión llegó a los 13 años cuando tuvo que elegir entre el atletismo y el baloncesto. Por fortuna para los fanáticos del baloncesto, escogió el deporte en el que ha triunfado durante todos estos años. Ahora, se siente afortunada de cumplir sus sueños y, sobre todo, de haber crecido como persona. 

¿Cómo ser la mejor jugadora de baloncesto? 

Convertirse en la mejor jugadora de baloncesto no es solo cuestión de técnica u horas de entreno. Este deporte requiere también de una gran calidad humana, de saber jugar en equipo, ganar y perder. Una vez mezclados todos estos ingredientes, el camino hacia el éxito está servido.  

Sin embargo, encabezar las listas de los más reconocidos deportistas de élite no tiene por qué ser la única meta. Ser una buena deportista puede abrir las puertas a otras oportunidades, como becas de estudios para especializarse en otras profesiones y viajar a otros países. Además, Amaya anima a pensar no solo en un futuro profesional, sino también en otros beneficios que aporta el deporte, “momentos que te llenarán y que te ayudarán para conseguir otros retos”. 

Conexiones que mejoran tu juego 

En el baloncesto, como en todo, a veces los mejores resultados dependen de lo que menos te esperas. Para la estrella del baloncesto, la clave está en la conexión: “Si no estás conectada con tus compañeras no va a haber buenos resultados”, asegura. 

Una buena relación y, sobre todo, comunicación con el equipo son fundamentales para lograr la máxima compenetración en la cancha. Cuando las conexiones fallan, los resultados no llegan, y con comunicación y conexiones todo es posible. 

Transcripción del Podcast

00:07 Presentador: Bienvenidos a Mejor Conectados, un podcast de Telefónica con el que inspirarse, aprender y mejorar. Estamos convencidos de que cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles.

00:19 Presentadora: Las cifras casi nunca definen bien a las personas, pero en este caso, nos van a contar mucho de nuestra invitada. La deportista que nos acompaña ha sido profesional durante 21 años. En ese tiempo ha sido Campeona de Europa de baloncesto; con su equipo ha ganado tres anillos del torneo de la NBA femenina; y en la cancha, ha levantado el trofeo de la liga española ocho veces y nueve la copa de la reina.

00:47 Presentador: Hace ocho años que se retiró de la competición profesional, pero sigue muy implicada con el deporte, con los valores y con los beneficios que tiene practicarlo. Hoy contamos con Amaya Valdemoro. Ella llega al deporte en el que ha triunfado por casualidad. Y la primera pregunta es esa: tú eras deportista pero no jugabas al baloncesto, ¿cómo fue todo esto?

01:11 Amaya Valdemoro: El baloncesto aparece en mi vida por casualidad, porque realmente mi sueño era ser campeona olímpica de los 1500 metros. El atletismo era el deporte que más me removió. He tenido la gran suerte de hacer un deporte individual y de repente un día, aparece el baloncesto en mi vida. Sí que es verdad que a mí se me daba muy bien todos los deportes y que hacía de todo en el colegio, pero fue por casualidad. Mi hermana hacía deporte en el colegio, faltó el otro equipo y jugaron un partido entre ellas y faltaba una jugadora y fui yo la que entró en ese partidillo. Una chavala que estaba en un equipo federado muy bueno de Madrid, me dijo que fuese a hacer una prueba y a los 13 años estuve haciendo atletismo y baloncesto y me tuve que decidir por el por el baloncesto, porque a los tres meses estaba en la selección de Madrid. Al final de temporada ya estaba en la selección española y a los dos años de jugar debuté en la División de Honor. Tres años después, estaba en la selección española senior... así que ha sido todo muy rápido y me lleva hoy a estar aquí hablando del deporte, que ha sido mi vida. He tenido la suerte de cumplir mis sueños y, sobretodo, lo más importante que me ha hecho el deporte, es hacerme como persona y moldearme, enseñarme. Está la universidad y luego en la universidad de la vida. La universidad de mi vida ha sido el deporte.

02:34 Presentadora: ¿Te encontraste mucha diferencia entre el deporte que practicabas en España al que te encontraste al llegar a Estados Unidos, a la WNBA? ¿Cómo fue aquella etapa?¿Cómo la viviste?

02:45 Amaya Valdemoro: Preciosa, pero bastante dura, porque llegué con 20 añitos y era un mundo totalmente profesional, donde la rivalidad y la exigencia eran máximas. Yo venía de una liga española todavía semi-profesional, y el baloncesto o el deporte femenino no tenía la notoriedad que tenían el deporte en los Estados Unidos. Allí el deporte es cultural, está arraigado totalmente en la sociedad, en los estudios. Porque allí la formación no viene por parte de clubs, niene por parte de colegios, institutos y universidades. Llegué a una infraestructura deportiva totalmente diferente de la que yo venía y muy, muy, muy profesional. Un deporte de equipo que a su vez era muy individualista y me costó adaptarme, pero yo creo que otra de las cosas que me ha enseñado el deporte y el baloncesto a adaptarme lo antes posible a lo que tienes. Y bueno, se pasó mal. El primer año me costó adaptarme por el idioma, etc, pero luego fue una experiencia espectacular que me hizo ver a lo que yo podía llegar dentro del mundo del baloncesto.

03:58 Presentador: 3 Pensando en ese repaso de tu carrera deportiva y fijándonos en la actualidad, ¿todavía existen grandes diferencias entre hombres y mujeres en el deporte profesional?

04:07 Amaya Valdemoro: Desde que yo empecé hasta ahora, ha cambiado muchísimo. Pero sí que es verdad que todavía, si nos comparamos con los hombres, queda muchísimo por recorrer. Sobre todo cuando hay una niña que tiene un sueño de ser una deportista profesional o de hacer deporte, al final el sacrificio es gigante. Tienes que sacrificar tiempo, tu ocio, igual no puedes tener unas notas tan buenas como si te quitas el deporte, que tendrías más horas de estudio. El reconocimiento social y lo que te va a dar todo ese sacrificio al final, si tú comparas a una niña de un niño, tú piensas “es que no me va a dar tanto”. ¿A qué me refiero con “es que no me va a dar tanto”? Pues que económicamente todavía estamos años luz y las horas de sacrificio son exactamente las mismas. Es más, diría que las mujeres, porque lo he vivido, tenemos unas pautas y una constancia inclusive mayor. Con esto no quiero decir que en el deporte tienes que trabajar 200.000 horas para conseguir algo, pero al final son muchos los sacrificios para la recompensa que tenemos ahora. En los tiempos que hay que hoy en día es que hay absolutamente de todo para elegir. Cuando empecé a hacer deporte yo hacía baloncesto, atletismo y voleibol. Si querías hacer otro deporte, pues ya igual, si querías hacer fútbol, pues eras un marimacho. Y rugby, ¿quién iba a ser la valiente de hacer rugby? Ahora mismo las niñas, aparte de todos los deportes que hay en auge, pueden ser actrices, pueden ser modelos, pueden ser cantantes...

05:55 Presentadora: 4 No sé si hoy por hoy tienes que sufrir esto, pero seguro que a lo largo de tu carrera has escuchado a gente que ha afirmado que el deporte de mujeres no es igual que el deporte de hombres. ¿Qué pasa por tu cabeza cuando escuchas algo así y cómo crees que se podría solucionar?

06:10 Amaya Valdemoro: Cuando vemos o escuchamos las comparaciones de que el deporte femenino no tiene nada que ver con el deporte masculino, bueno, pues yo al final lo que pienso es que estas personas no han tenido una educación correcta y que en sus colegios, su familia, los han tratado de manera diferente, que es contra lo que se está luchando ahora, de que todos somos iguales. Que tanto una chica como un chico pueden jugar a lo que sea. Esto al final es educación y es ignorancia. Y en ello estamos, en intentar cambiar a esas personas que nos hacen de menos a las mujeres y no saben todo el trabajo que llevamos detrás. Las horas que hemos sacrificado de estudios, de vacaciones, de estar con amigos, de sufrimiento, de dolores… en algunos casos perdiendo la posibilidad de ser mamás... Y me parece muy injusto porque se sacrifican muchas cosas para que, al final, el deporte femenino se nos trate como de segunda división. O sea que la medalla de oro de una mujer muchas veces no pesa lo mismo, ni vale lo mismo que la medalla de oro de un hombre. Y esto es injusto. Pero creo que en este maratón estamos empezando a pasar kilómetros y al final yo creo que llegaremos a un punto donde no se diga esto, pero empieza desde la educación en casa, la educación en el colegio.

07:45 Presentador: ¿Dirías que hay suficientes referentes de deportistas profesionales en deporte femenino?

07:49 Amaya Valdemoro: Ahora mismo el deporte femenino tiene muchísima más visibilidad, pero todavía carece de más rostros. Después de las Olimpiadas de 2012 hubo un boom en el deporte femenino y se empezaron a ver más caras reconocibles dentro del deporte. Pero si te fijas, son todas de deporte individual. No es muy difícil que una deportista sea “famosa o esté en televisión o esté haciendo anuncios”. Es la comparativa que hacía con los hombres del deporte, del deporte masculino, porque es mucho más fácil focalizarse en una persona. Yo creo que todavía queda un camino por recorrer para llegar a esa igualdad. Al final, lo más importante es que las niñas pequeñas tengan modelos en los que poder intentar ser como ellas o seguirlas o imitarlas. Pero todavía falta al final. Tú piensas en deporte masculino y te pones a decir 200 mil nombres. Ahora mismo están Lydia Valentín, Carolina Marín, Ona Carbonell, Ana Peletero, Mireia Belmonte... Pero te estoy diciendo cinco o seis nombres dentro de un montón de deportistas que se están dejando la vida. En cambio, de deportistas te podría decir 200.000 futbolistas (qué es lo que todo el mundo sabe) jugadores de baloncesto, tenistas, jugadores de balonmano... Es muy difícil, y al final creo que es súper importante (porque yo no lo tuve), que las niñas pequeñas tengan referentes, que tengan referentes prácticamente de todas las disciplinas y que esos referentes no lo sean solo porque son medalla de oro. Tendríamos que saber la historia que hay detrás de muchas mujeres, porque la historia que llevan seguro que es importantísima por todas esas barreras que han tenido que ir derribando.

09:53 Presentadora: ¿Tú has sentido que te apoyaron siempre? ¿Cuál ha sido el papel de tu familia, de tus profesores y tus entrenadores?

09:59 Amaya Valdemoro: Algo que ha sido fundamental en mi carrera ha sido la gente que he tenido alrededor, siempre apoyándome en todas las decisiones. Mi familia, creo que la familia es importantísima, yo no lo he ocultado nunca. A mí me costaba estar quietecita. Digamos que aprovechaba más el tiempo entrenando que sentada en una mesa para estudiar. Y una de las cosas que siempre agradeceré a mi familia es que mis padres nunca me amenazaron con “si no sacas buenas notas te quitamos el deporte” porque creo que solo hubiese sido un error catastrófico. Es más, hacía deporte e intentaba ser la misma Amaya que metía canastas, estudiando; para poder estar con esa pasión y ese amor por lo que estaba haciendo. Normalmente aquí en España se pone a los entrenadores más jovencitos entrenando a los más pequeños. Pues yo creo que tiene que haber un término medio, para que no haya entrenadores noveles en periodo de formación. Tienen que estar entrenadores muy bien preparados para que cuando un chaval o una chavala quieran dejarlo, que le enseñe o que le muestre todo lo bueno que le puede seguir dando el baloncesto, el balonmano, el atletismo… creo que eso en Estados Unidos lo hacen genial. Siempre, cuando tú ves a un gran deportista americano siempre le da las gracias a su primer entrenador. Aquí todavía no estamos en ese nivel y yo creo que es importantísimo. Yo tuve la suerte de tener unos primeros entrenadores, en baloncesto y en atletismo, que me marcaron muchísimo. Eran dos personas muy competitivas que amaban desde lo más profundo de ellos mismos el deporte.

12:52 Presentadora: Mencionas la importancia de la familia, de los entrenadores… ¿y los compañeros?

12:57 Amaya Valdemoro: Los compañeros de equipo te enseñan un montón. Tienes el mismo diálogo y a veces, pequeñas charlas que escuchando, nos enseñamos o aprendemos muchas cosas.

13:07 Presentador: No solo es cuestión de motivación (que también), entiendo que hay que invertir en talento y que esa formación de base de la que hablas requiere también de una apuesta económica.

13:16 Amaya Valdemoro: La inversión debe ser mucho mayor siempre. Por qué en 2012 el deporte femenino no es que creciese, es que obtuvo unos grandísimos resultados porque hubo una gran crisis, al deporte se le quitó esa inversión, los hombres bajaron y las mujeres, que tenían lo mismo de siempre, empezaron a coger un montón de resultados y de medallas. Por lo tanto, si queremos que haya una visibilidad, hay que invertir en categorías inferiores para que el talento vaya progresando, para que las chicas que quieran llegar se decidan y que las que no quieran progresar tengan una buena educación. Los valores que te da el deporte te ayudarán a tu vida laboral muchísimo, pero también en tu vida familiar muchísimo. Te da herramientas para poder desenvolverte porque el trabajo en equipo es fundamental en el día a día.

14:21 Presentadora: Hablas de la importancia de la información, y de la formación con la que cuentan hoy en día quienes quieran hacer deporte (sea profesional o no). ¿Cómo aprendiste tú los temas básicos en tu vida profesional?

14:33 Amaya Valdemoro: En mi época, la verdad es que aprendí a base de caerme. Otra de las cosas que tiene el deporte ahora mismo es toda la información que hay alrededor. Los beneficios del deporte, lo que ve, lo que puedes llegar a ser. Yo no tenía ni idea absolutamente de nada. Yo comía lo que me daba la gana. Luego me di cuenta de que para ser un gran deportista tienes que tener una dieta. Todas las facilidades que están empezando a ver en cuanto hablamos de la igualdad en el deporte, yo siempre entrené en las peores horas. Viajé con los peores horarios, teníamos siempre muchísimo menor presupuesto. La comparación con el deporte masculino era realmente horrorosa y a día de hoy la balanza se está igualando muchísimo y las deportistas ya pueden escoger y elegir y son dueñas de su destino. En cuanto a que yo me alimentaba mal, no sabía que el sobreentrenamiento era malísimo... Ahora está todo súper estudiado y creo que esa información que tienen ahora es vital para poder llegar a cumplir sus sueños. Quieras ser deportista de élite o no.

15:50 Presentador: 10 Hablábamos de referentes, de encontrar fuentes de información... Si hablamos de jóvenes parece inevitable no mencionar las nuevas tecnologías y las redes sociales ¿Crees que las redes sociales son positivas?

16:00 Amaya Valdemoro: Las redes sociales han hecho muchísimo bien, pero también están haciendo muchísimo mal. ¿Por qué digo muchísimo bien? Porque ha sido un grandísimo escaparate para las deportistas que quieren ser deportistas de élite a generarse o a crear su propia marca. Pero para los deportistas en edad de formación, están haciendo muchísimo mal. ¿Por qué digo eso? Bueno, pues porque ahora las niñas prefieren en vez de ser jugador de baloncesto o el golf, pues quieren ser tiktokers o quieren estar todo el rato haciéndose fotos, siendo modelos cuando tienen 10 y 12 años. Y yo con 10 o 12 años estaba con un balón de baloncesto o un balón de balonmano. Estamos perdiendo tiempo de disfrutar de la naturaleza, nos centramos en perder horas y horas y horas en lo que los demás tienen y no tienen, y eso genera inconscientemente una envidia y una ansiedad que no son nada buenos, que no es lo que el deporte de edad. El deporte te da convivencia, el deporte te da malos momentos, el deporte te da que pierdes partidos… Pero también te da que ganas partidos, que estás conviviendo y te estás riendo con el contacto humano, no a través de una pantalla. Entonces creo que también la familia, los profesores y los entrenadores tienen que empezar a intentar tener un control sobre este tipo de acciones, sobre las redes sociales. Luego están los que podrían ser posibles fichas de jugadoras de fútbol, de baloncesto... que prefieren ser youtubers. Entonces a mí eso no me entra en la cabeza. Pero yo no crecí con eso. Por lo tanto, creo que la educación es vital y que puede ser un arma muy, muy buena. Y puede ser algo malísimo.

17:52 Presentadora: Es verdad, Amaya, que tú has tenido éxito. Pero también que la inmensa mayoría de las chicas y chicos que comienzan con grandes aspiraciones no van a llegar a las categorías más altas. ¿Crees que actualmente se relaciona de la misma forma el esfuerzo y el éxito?

18:08 Amaya Valdemoro: Creo que la vida ha cambiado muchísimo. Las nuevas generaciones quizás tienen otras elecciones y no quieren sacrificarse tanto para la recompensa que hay. Al final, de todos los niños que hacen deporte, ¿cuántos llegan a cumplir ese sueño? ¿Qué porcentaje es el de el que llega a ponerse una medalla olímpica al cuello? Es un 5% y ya diría que es muchísimo. El sacrificio que tienes que hacer es muchísimo. Por eso, yo creo que lo importante es intentar que no dejen el deporte porque piensen que no van a llegar a ser profesionales, porque el deporte te da muchísimas herramientas para la vida y sobretodo para la salud. Estamos viendo que la alimentación está siendo cada vez peor. El deporte te hace que te cuides físicamente, que cuides la alimentación... Hay muchas cosas que vienen a través del deporte, que si haces otras cosas igual no te cuidas tanto.

19:14 Presentador: Estás hablando de los beneficios del deporte, pero si tuvieses que elegir dos o tres ejemplos, ¿qué lecciones o valores fundamentales te ha aportado el deporte y principalmente el deporte en equipo?

19:25 Amaya Valdemoro: Te da salud, te da alegría. Muchas veces cuando acabo de entrenar es que me voy sonriendo porque te sientes mejor. Pero sobretodo te da unos valores que al principio no te das cuenta, pero te enseña el deporte de equipo, lo que es compartir, ponerte en la piel de los demás. El sacrificio, la constancia, la humildad en el deporte te enseñan a ganar, pero al mismo tiempo tienes que saber ser humilde, porque si no eres humilde, te vas a equivocar. En algún momento te creerás demás y te equivocarás. Es verdad que no sólo es el ganar o el intentar ser mejor, es el convivir. Yo me he retirado del baloncesto y lo que más echo de menos es la convivencia con el equipo y no las victorias. Al final las victorias dan igual. Otra de las cosas que te enseña el deporte, que muchas veces estamos equivocados, es que el deporte profesional te enseña a ganar. Y nos olvidamos de la otra parte, que es importantísima. Por eso digo lo de la formación, que cuando nos estamos formando te enseñan a competir, a disfrutar, a ponerte en la piel de tu compañero.

20:32 Presentadora: ¿Cómo se consigue que aquellos chicos que un día comenzaron a practicar deporte y que luego comienzan con estudios, a salir más con los amigos… no abandonen al ver que no llegan donde esperaban?

20:43 Amaya Valdemoro: Bueno, yo les diría que el deporte es vital para su formación. Les diría que muchas veces cuando hay un momento malo dentro del deporte, se va a pasar, que el deporte no sólo se acaba en el deporte profesional. Que ahora mismo te puede dar, te pueden dar mil becas para irte a estudiar a los Estados Unidos, que también hay becas aquí en España, que te pueden ayudar a tener una formación académica tremenda para luego poder ser algo grande en la abogacía, ser lo que tú quieras. Que muchas veces solo nos planteamos unas metas que son dificilísimas y no nos quedamos en las cosas más simples, es lo que te da el compartir el día a día con un equipo. Hay momentos en los que te llenarán, te llenarán y luego te ayudarán para conseguir otros retos.

21:35 Presentador: Este podcast se llama “Mejor conectados” porque creemos que la conexión entre las personas es esencial para conseguir determinados objetivos. Entiendo que en una cancha o en un estadio, se genera una interdependencia y una conexión muy fuerte, ¿no?

21:49 Amaya Valdemoro: La conexión en el deporte de equipo es fundamental. Si tú no estás conectada a tus compañeras no va a haber buen rollo y no va a haber buenos resultados. Y cuando esas conexiones fallan, empezarán a dejar el deporte (en el caso de deporte de base o por hobby) y en deporte profesional no llegarán los resultados. Por lo tanto, creo que tanto en la vida como el deporte, la conexión tiene que ser algo fundamental, porque al final es comunicación, y con la comunicación y con las conexiones todo es posible.

22:28 Presentadora: No sé qué consejos te daban a ti cuando estabas empezando, pero ¿qué consejo darías a quienes empiezan a hacer deporte o se proponen un objetivo determinado?

22:37 Amaya Valdemoro: Bueno, los consejos que me dieron a mí fueron un poco a veces que tenía que reducir la marcha con la que iba, porque iba demasiado deprisa, pero sobretodo que disfrutase. Al final lo mejor que tiene el deporte, vuelvo a insistir y es que es importantísimo, es el contacto, la convivencia, es el día a día y no te das cuenta, pero es aprender a perder y levantarte y pensar en lo que has hecho mal para hacerlo bien. Y luego eso lo trasladas a todas las partes de tu vida: si te has equivocado en una contestación a tu padre, algo que has hecho con un amigo… Al final el deporte es caer y levantarte e intentar enmendar tus errores para ser mejor. Al final, creo que todas las personas tenemos buen fondo y queremos ser buenas personas. Y el deporte me ha hecho mejor persona. Ha habido momentos en los que me ha llevado muy alto y me he creído un poquito así, chulita, y luego me ha venido un zasca para bajarme y decir “oye, que en la vida hay que ser humilde fuera y dentro de la pista”. Y eso al final, pues me ha hecho ser mejor persona.

23:48 Presentador: Cuando hablamos con Toni Nadal, en otro capítulo de este podcast, nos dijo que en el deporte y en la sociedad tendemos a autoengañarnos y que hace falta tener los pies en el suelo y que alguien nos diga lo que, a veces, no nos apetece escuchar. Acabas de decir que, a lo largo de tu carrera, algún “zasca” te has llevado que te ha hecho poner los pies en el suelo ¿recuerdas alguno?

24:09 Amaya Valdemoro: Bueno, claro, me viene uno de mis entrenadores… Como os he dicho antes en la entrevista, mi carrera deportiva fue super rápida y a los dos años ya estaba en División de Honor, a los tres años en la selección femenina, creo que a los siete años la NBA femenina… Hubo un entrenador que, pues eso, la juventud a veces conlleva que eres arrogante y en el deporte para ser bueno te tienes que creer que eres el mejor, aunque no lo seas. Y hay momentos en que te los crees. A veces tiene que venir alguien y hacer una llamada de atención y decirte que no eres una estrella, que no eres nadie y bueno, pues tuve una bronca bastante importante con un entrenador mío. Bueno, yo no dije ni mu porque no soy entrenador, a los entrenadores hay que respetarles y escuchar y no decir ni mu. Y fue la típica bronca que te pone los pies en el suelo y que escuchas te sienta mal. Recapacitas (que esto es una de las cosas que te da el deporte) y piensas que si vas por el camino que tú has pensado que es bueno, pues no vas a llegar a nada. Y tienes que hacer las cosas ¡ como te dicen, ¿no? Porque al final otra cosa que nos olvidamos es que los mayores siempre saben más que los jóvenes. Entonces hay que escuchar y que tu entrenador siempre va a querer que el equipo gane y si no te saca, o si te dice algo que te sienta mal es por el bien del equipo.

25:36 Presentador: Escuchar a Amaya es entender cómo el deporte va mucho más allá de ganar o perder; que aunque disfrutemos con las victorias y aprendamos a encajar las derrotas y a asumir que se puede aprender mucho de ellas, el deporte se puede convertir en una filosofía de vida.

25:54 Presentadora: Hablamos de salud, de adrenalina, de respeto, de humildad y de afán de superación; de lucha por la igualdad de oportunidades. Y de agradecimiento y reconocimiento a quienes nos forman desde pequeños, a quienes encienden la pasión por el deporte o cualquier otra disciplina. Se trata, sobre todo, de aprovechar la oportunidad de conectar con otras personas.

26:18 Presentador: Descubre más historias en podcasts en Spotify, Podimo, Apple Podcast, Google Podcast, iVoox y en mejorconectados.com. Este podcast es una producción de Telefónica en colaboración con Universo Media.