Mejor conectados.

Tu configuración de cookies no permite la visualización de este contenido.

Aurora Michavila: coach comunicacional ¿Cómo leer a las personas?

¿Quién es Aurora Michavila?

Aurora Michavila lleva tras de sí 25 años de experiencia trabajando en el mundo del pensamiento creativo, ágil y crítico y hablando en público. Consultora estratégica de marcas, actriz y formadora de comunicación y conferenciante, son las tres áreas de desarrollo personal y profesional en las que es experta, y que desarrolla a través de charlas, talleres y diferentes programas en los que aplica una serie de herramientas fruto de su experiencia. Todo con un objetivo, maximizar el potencial personal y amplificar las capacidades de impacto al hablar en público.

¿Qué es un coach comunicacional?

Un coaching comunicacional es un profesional que dispone de una serie de herramientas para ,comunicar con impacto, claridad y credibilidad, proyectando seguridad y confianza.

Dentro del mundo de los negocios, es un nuevo área, fundamental tanto para ejecutivos de alto nivel como para ejecutivos de niveles medios y los más jóvenes.

Un coach comunicacional prepara para que los profesionales se enfrenten a actividades sencillas y cotidianas de una manera efectiva. Comunicarse con clientes, intervenir en reuniones, presentar informes, conversar con compañeros o superiores, o realizar declaraciones en medios de comunicación, son parte de estas actividades que buscan poner a prueba las capacidades de los profesionales que desean comunicar de una forma más eficiente.

¿Por qué es importante leer a las personas?

Según Aurora Michavila, a pesar que las personas tenemos muchas cosas en común que son capaces de crear conexiones, somos personas distintas y tenemos que tener en cuenta esas diferencias. Por esto considera que es importante saber leer al otro, a la persona que tenemos enfrente, identificar perfiles, y propone varias formas de hacerlo.

Tenemos que conseguir que haya una única burbuja.

Hay que saber leer mejor a las personas si queremos conectar con ellas.

¿Cómo leer a las personas?

Aurora Michavila nos da tres claves para aprender a leer a las personas.

1. Cómo procesa la información la otra persona

Hay que tener en cuenta cómo procesa la información la otra persona. Aurora Michavila establece formas de procesar la información: lineal y holística.

Existe gente que la procesa de forma muy lineal, a la que hay que contar las cosas desde el principio, manteniendo un orden muy claro, porque es fácil que pierdan el hilo de la conversación.

Otras personas son mucho más holísticas a la hora de procesar la información, porque relacionan mejor los conceptos y no necesitan que su interlocutor empiece desde el principio, ya que pueden aburrirse y desconectar de la conversación.

2. Hay que tener en cuenta las motivaciones

Otra clave importante para Aurora Michavila es que hay que tener en cuenta las motivaciones que se esconden detrás de las decisiones de alguien, de por qué hace o dice algo o se resiste a dejar de hacerlo.

3. Pensar en la toma de decisiones

Aurora Michavila destaca que no todas las personas toman decisiones de la misma forma. Es por esto que hay que tener en cuenta si nuestro interlocutor es una persona muy proactiva o muy reactiva.

También nos podemos encontrar con personas controladoras, es decir, que necesitan la seguridad de los datos, de saber que todo está avalado porque necesitan sentir que ellos están tomando la decisión, y pueden tomar decisiones sin presión. En este último caso, tienen que sentir que son los que deciden libremente.

Aurora Michavila

Principales tipos de conexiones para mantener una conversación

Para mantener una conversación del tipo que sea y con quien sea, siempre tienes que tener en cuenta cuatro tipos de conexiones que tienes que hacer (vale).

  • Conectar a nivel humano.
    Primero hay que conectar con la persona con la que se habla, con el interlocutor o interlocutores, conectar a nivel humano para conseguir su confianza para poder hablar de un tema, para que otorguen credibilidad y legitimidad.
  • Intereses comunes.
    El segundo nivel de conexión que establece Aurora Michavila es conectar, empatizar con la otra persona, con sus inquietudes, necesidades e intereses, poniendo el foco en ella. Porque las personas quieren tomar decisiones, poder hacer algo con la información que obtienen en una conversación.
  • Conectar la información.
    Conectar la información entre sí, para darle sentido a los diferentes impactos que recibimos en forma de datos. Con esto se consigue un hilo conductor que dé sentido a la información que se recibe para sacar conclusiones.
  • Creerte tu historia.
    Por último, Aurora Michavila considera que es fundamental conectar con lo que se está contando, para que tenga un sentido para el interlocutor. Para ello hay que ser capaz de transmitir las sensaciones que tenemos en cada momento de la conversación. De esta manera se le dota de sentimiento para que la información llegue de forma efectiva a la otra persona.

Teletrabajo ¿Cómo comunicar a través de una videollamada?

El teletrabajo ha llegado para quedarse. Por eso Aurora Michavila nos da una serie de pautas para que la comunicación en una videollamada traspase la burbuja en la que están metidos los participantes de una reunión, para crear un canal en el que se comunique y transmita.

Para ello, aconseja preparar el espacio desde el que se teletrabaja, con el objetivo de trabajar con comodidad. Cuestiones como la iluminación, la calidad del sonido, la conexión a internet son cuestiones técnicas a tener en cuenta. Pero no solo eso, el espacio en sí, el lugar donde se teletrabaja también requiere que se tenga en cuenta, con una puesta en escena que hable de uno mismo y sea capaz de romper la cuarta pared alcanzando a las personas que están al otro lado de la pantalla.

Michavila también destaca la importancia de ser capaces de comunicar con sentimientos en el teletrabajo, no olvidando sonreír, entonar y proyectar la voz, siendo dinámicos y transmitiendo energía para que la comunicación impacte a nuestro interlocutor.

Y por supuesto, tener preparados los temas de la reunión que vamos a tener a través de la videollamada. Es fácil perder el hilo de lo que estamos tratando, por lo que hay que estar muy concentrados.

Por último, la coach aconseja que, a pesar de la separación que supone una videollamada, para que la comunicación sea efectiva, los interlocutores se comporten como si estuvieran frente a frente, como si en lugar de teletrabajar trabajaran en su oficina manteniendo una reunión en persona.

¿Cómo afrontar una conversación difícil según Aurora Michavila?

Para Aurora Michavila, la mayoría de veces, una conversación difícil es una confrontación. Es decir, dos personas o varias que lo que tratan es de tener cada una la razón. Y en esa situación de confrontación hay poca escucha y se tiende al monólogo, por lo que no se suele tener en cuenta cómo lanzan los mensajes a los otros interlocutores y cómo les pueden afectar. Esto, según Aurora Michavila, puede tener consecuencias y crear complicaciones en la comunicación, provocando esa conversación difícil.

Para ello recomienda el carefrontation, confrontación, pero desde el cuidado. De esta forma, se consigue que las personas que están manteniendo una conversación difícil sean capaces de mantenerla, y que la relación, cuando termine, salga intacta, no se haya roto la confianza ni ninguna de las otras variables que importan para establecer ese vínculo entre las personas.

Otra cuestión a tener en cuenta para Aurora Michavila es crear un espacio de seguridad donde todos o las personas implicadas quieran y sientan que pueden hablar libertad y con transparencia. Porque es necesario que haya una escucha activa, permitiendo que los mensajes del interlocutor lleguen al receptor de una manera abierta, dejando a un lado juicios de valor y prejuicios.

«Si logras conectar conseguirás sacar tu mejor versión»

Por todo esto, el hecho de conectar ya puede conseguir que ambas partes terminen satisfechas, ya que las dos pueden salir ganando. Y se llega a este punto poniendo las >bases para llegar a consensos, acuerdos, incluso si se llega a la conclusión de que se está de acuerdo en que no se está de acuerdo.

Transcripción

0:06 Presentador Bienvenidos a Mejor Conectados, un podcast de Telefónica con el que inspirarse, aprender y mejorar. Estamos convencidos de que cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles.

0:17 Presentadora Hay veces que nos da miedo hablar en público, a expresarnos, o comunicarnos y a día de hoy, con la llegada del teletrabajo, se ha visto más reflejado. Hoy hablamos con Aurora Michavila, experta en técnicas de oratoria, que nos dará claves para hacer un buen uso del lenguaje verbal y corporal en nuestro dia a dia.

0:37 Presentador Aurora, ¿Por qué de primeras nos cuesta tanto hablar frente a otros? ¿Por qué esos nervios, esos sudores, esos movimientos que hacemos mientras hablamos? ¿Es que no nos han enseñado bien de pequeños a hablar o ha expresarnos?

0:50 Aurora Michavila La verdad es que nos han enseñado a hablar, pero no nos han enseñado comunicar nuestras ideas y mucho menos nuestras emociones. Y no es tan fácil como parece, porque entre, entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo que digo, lo que acabo diciendo y lo que el otro quiere oír, y lo que oye y lo que le gustaría haber entendido y acaba entendiendo al final, pues sí, es como una escalera con un montón de peldaños y en cada uno nos podemos tropezar. Si a eso le añades que hay veces que nos enfrentamos a conversaciones difíciles, pues ya lo decía Aristóteles, enfadarse es fácil, pero lo difícil es enfadarse con la persona adecuada en el momento oportuno, por las razones justas, en la forma que sea correcta y con el grado de intensidad adecuado (ujummm). Eso sí que es difícil.

1:46 Presentadora Es cierto que muchas veces podemos dar mil vueltas a cómo decir algo y terminamos diciendo otra cosa ¿Porque pasa esto?

1:53 Aurora Michavila La mayoría de veces, esas conversaciones difíciles son una confrontación. Es decir, dos personas o varias que lo que tratan es de tener cada una la razón. Y en esa situación de confrontación hay poca escucha y nos preocupamos muy poco también por cómo aterrizan nuestras palabras en el otro, y así no podemos conectar, no podemos conectar con las personas y no podemos pretender llegar a un entendimiento o un terreno común. Pero por suerte hay otras formas de tener esas conversaciones difíciles. De hecho, hay un término en inglés que a mí me encanta porque es muy gráfico, lo explica muy bien y es lo siguiente care frontetion que es una confrontación, pero desde el cuidado, desde ese care que dicen en inglés, porque el objetivo es lograr que las personas que están manteniendo esa conversación difícil sean capaces de mantenerla y que la relación, cuando termine, salga intacta, no se haya roto la confianza ni ningunas de las otras variables que importan para establecer ese vínculo entre las personas. Pero claro, eso no es fácil de hacer porque necesitamos crear un espacio de seguridad donde todos o las personas implicadas quieran y sientan que pueden hablar con autenticidad y con transparencia, por un lado, donde haya una escucha, una escucha de verdad, una escucha activa, donde nos podamos permitir dejarnos permear por lo que nos está diciendo el otro, sin juzgar, escuchando con una mente mucho, mucho más abierta.

3:30 Presentador ¿Y no crees que muchas veces estamos pensando más en cómo reacciona el otro a lo que digo y olvidamos decir bien las cosas y nos quedamos dando vueltas a las caras que puso, comentarios?

3:42 Aurora Michavila Por supuesto, también llegando al acuerdo de que lo que digamos, pues no va a tener repercusiones, Es decir, no lo vamos a arrastrar a la siguiente conversación o a la siguiente situación, no vamos a restregarle nada a nadie. Y algo muy importante también para mantener este tipo de conversaciones difíciles es asegurarnos de que nos ocupamos de cómo aterrizan nuestras palabras y de qué utilizamos palabras que permiten que la conversación fluya, que no sea un monólogo entre dos personas que quieren tener la razón, sino que sea una aportación y una construcción sobre lo que está diciendo el otro.

4:17 Presentador La verdad que es complicadísimo esto comunicar ehh, yo creía o creemos que es algo sencillo, como hablar sin más y todo lo que hay detrás ehh.

4:25 Aurora Michavila Comunicar es realmente difícil, No, no te lo voy a negar, pero es un medio de comunicación, es un medio para poder conectar con otras personas, para poder relacionarnos y también para conseguir cosas. Porque al final a lo mejor tú lo que quieres es un cambio de percepción, o lo que quieres es un cambio de actitud del otro, o un cambio de comportamiento porque quieres que haga algo que no estaba haciendo hasta ahora, o que lo haga diferente o que simplemente deje de hacerlo

4:38 Presentadora Vale, entonces ¿Primeros consejos que no debemos olvidar?

4:43 Aurora Michavila Por lo tanto, entrar en una, en una reunión o en una conversación con la actitud de yo voy a decir las cosas como me salgan porque yo soy así, eso no ayuda a nadie porque no vas a estar escuchando y tampoco vas a permitir que se crea un vínculo realmente con la otra persona. Te va a dar igual lo que dices y cómo lo dices, y eso no puede ser así. También tienes que tener cuidado con no preocuparte por cómo el otro lo va a entender, porque al final las personas somos diferentes, como raza humana, Tenemos muchas cosas que nos unen y en común, evidentemente, pero somos personas distintas y tenemos que tener en cuenta esas diferencias. Es que lo que te conviene es saber leer al otro, identificar perfiles, por decirlo de otra forma, y hay muchas formas de hacerlo, Yo te voy a dar aquí ahora tres claves para que puedas arrancar y empezar a hacerlo desde mañana. La primera. Ten en cuenta qué es lo que ¿Cómo procesa la información la otra persona? Mira, hay gente que la procesa de forma muy lineal. ¿Qué significa eso? Pues que les tienes que contar las cosas desde el principio, siguiendo un orden muy claro, porque si no los pierdes. Sin embargo, hay otra gente que es mucho más holística a la hora de procesar la información, porque bueno, relaciona mejor los conceptos y no necesita que empieces desde el principio, porque a éstos les pierdes y les aburres. Otra clave importante es tener en cuenta las motivaciones. Las motivaciones que se esconden detrás de por qué alguien hace o dice algo o se resiste a dejar de hacerlo, por ejemplo no. Y mira, te voy a poner un ejemplo que me encontré el otro día por casualidad me pasó y me parece que ilustra muy bien lo que te quiero decir con esto de las motivaciones, pues me encontré con una persona de un equipo que su jefe le quería pasar a otro equipo y las razones que le daba para argumentar ese cambio eran muy, muy racionales. Le decía: mira, vas a tener un aumento de sueldo, vas a tener más responsabilidad, vas a poder involucrarte en proyectos internacionales, vas a tener más proyección y además vas a conseguir estar en una plataforma donde asciendas verticalmente en la jerarquía de la compañía.

7:01 Presentador Al final que paso ¿ Acepto?.

7:03 Aurora Michavila Esta persona decía pues es que yo no es lo que quiero, no todos esos argumentos racionales no le convencían, y la razón es muy sencilla, porque la motivación que tenía la persona para querer querer quedarse en ese equipo era absolutamente emocional, no racional. Esta persona era tímida, había encontrado un espacio donde se sentía cómodo con esas personas y podía ser él mismo, podía decir y hacer y equivocarse sin miedo a que le juzgarse, y de repente, todas esas razones también orquestadas y tan sólidas, eran demasiado racionales y no permitían desbloquear esa motivación que es la que anclaba esa persona al puesto del que no se quería mover. Así que hay que tener en cuenta la motivación que hay detrás de esa situación o no, o de esa persona. Y por último, la última clave que te doy en este sentido es que pienses también en ¿Cómo la gente toma decisiones? Porque no todos tomamos decisiones de la misma forma. No todos las toman igual que tú. Y ahí tienes que tener en cuenta también su inclinación hacia el riesgo, mira, por ejemplo, hay gente que es muy proactiva y hay gente que es muy reactiva, que les tienes que empujar y luego hay personas que a lo mejor son muy controladoras. ¿Qué significa eso? Pues que necesitan la seguridad de los datos, de saber que todo está avalado y sobre todo, y más importante todavía, necesitan sentir que ellos están tomando la decisión, no que les empujas a hacer o decir o decidir algo. Tienen que sentir que aunque vayan de tu mano, ellos son los que deciden por su cuenta. Así que en fin, tienes que saber leer mejor a las personas si quieres conectar con ellas.

8:48 Presentadora ¿Cómo podemos utilizar esas conexiones entre personas para tener una buena conversación?

8:53 Aurora Michavila Para mantener una conversación del tipo que sea y con quien sea (ujummm), siempre tienes que tener en cuenta cuatro tipos de conexiones que tienes que hacer (vale). Primero tienes que conectar con la persona con la que estás hablando, con tu interlocutor o tus interlocutores, conectar a nivel humano para ganarte su confianza y ganarse también esa legitimidad para que puedas hablar de un tema, para que te otorguen esa credibilidad y esa legitimidad. El segundo nivel de conexión que tienes que lograr, es conectar lo que tú sabes con lo que a la otra persona le importa, porque si no vas a estar hablando de cosas que a ti te importan y que tú conoces, pero que no necesariamente son relevantes para el otro y tienes que recordar que la gente no te escucha para oírte hablar de tu libro, sino que te escucha porque quiere seguir escribiendo el suyo, quiere tomar decisiones, quiere poder hacer algo con esa información. Así que tienes que conectar lo que sabes con lo que al otro le importa, le inquieta o necesita saber. El tercer nivel de conexión es conectar la información entre sí, porque muchas veces lo que, lo que hacemos es conectar, o contar más bien piezas que no están conectadas entre sí, no tienen una lógica, un hilo conductor y esa información que en sí misma es veraz, que en sí misma, podría ser interesante, pero que no está bien articulada y no te ayuda a llegar a ninguna conclusión, si tú no llegas a una conclusión, menos van a llegar ellos. Y el cuarto nivel de conexión es conectar con lo que estás contando, porque si no significan nada para ti, no puedes aspirar a que signifique algo para la persona que tienes delante. Si hay algo que te molesta, que se note, si hay algo que para ti es un reto, que se note, si hay algo que es motivo de, de celebración o no sé, o de o de de estimularnos unos a otros, bueno, pues que se note, pero si no conectas con ese dato o con esa información cualitativa, pues no pretendas que conecte el otro. Así que ocúpate de estos cuatro niveles de conexión y vas a ver como tus conversaciones dan un giro de mínimo 180 grados.

10:55 Presentador Apuntados los 4 niveles de conexión, entendidos y tenemos que saber llevarlos a cabo, aunque sea poco a poco. Todo lo que estamos hablando nos interesa, pero mi duda es... ¿Cómo sabemos ver qué tipo de personas son cada uno? Cuando entras en una sala, no puedes saber todo tan rápido, creo.

11:12 Aurora Michavila Si quieres poder leer a las personas que tienes delante e identificar los diferentes perfiles, tienes, tienes que estar muy atento, a aspectos de la naturaleza humana, hay muchas clasificaciones, muchas formas para identificar esos perfiles. Yo te voy a compartir una, que utilizo yo a nivel particular. Hay una técnica de Edward de Bono que se utiliza para resolver problemas (ujummm), que trabaja con seis tipos (ujummm) de perfiles, es la técnica de los seis sombreros. Yo lo que he hecho o lo que hago, básicamente es bueno obtener de cada uno de esos sombreros que no son más que ángulos, pensamientos, tipos de pensamiento dominante, pues extraer una serie de claves que me ayudan a identificarlos cuando me los encuentro ahí afuera. Tenemos, por ejemplo, el pensamiento dominante blanco y yo lo visualizo como un médico con una capa blanca, así me ayuda a recordarlo y, básicamente es esa, esa gente que de entrada, de forma natural, orgánica, lo que necesita, lo que le viene un poco y le surge, es obtener datos, analizar la información, asegurarse de que es veraz y de que tiene toda la información contrastada y contrastable encima de la mesa, y a esos los identificarás porque, porque es lo que te están demandando no. Emmm esto ¿De dónde sale? Este dato ¿ De dónde proviene? y ¿Estás seguro de que esto es así? Tenemos otro perfil interesante que es el de pensamiento dominante rojo, que es mucho más emocional, mucho más intuitivo, y va a estar tomando muchas de las decisiones (risa) desde ese instinto, desde las entrañas, desde las experiencias vividas y lo que él siente. Con lo cual, bueno, a lo mejor tú le vienes allí con muchos datos y la otra persona va a decir bueno, ya, pero yo lo que creo, lo que siento, lo que lo que he vivido en experiencias previas, no, no, no es conforme a esta información que tú me estás presentando y se fían más de sus propias experiencias. Hay otro perfil que es (ujummm) el amarillo, como si fuese un sol, un chute de sol en un día pues eso, de solazo que es optimista y que pues va a estar un poco pendiente de lo bueno, de las cosas buenas y de que no va a haber problemas y no quiere enfocarse ahora en escenarios negativos, sino todo lo contrario. Quiere visualizar bueno, que las cosas pueden ser, ¿Por qué no? hay otro distinto pero parecido que es el verde, que este perfil de pensamiento dominante lo que tiene es una capacidad para crear que es abrumadora casi no. Entonces esta gente ya no se centra en el hoy, sino en dónde lo podemos llevar. Tiene esa capacidad para hacer que algo crezca, es verde y yo me lo imagino como un pues eso, cómo pues eso, un prado verde que crece, que crece, que crece hasta hasta el infinito, porque es esa gente que le das algo y tienes la capacidad de transformarlo y llevarlo a pues a algo mucho, mucho más grande. Luego tenemos el perfil de pensamiento dominante negro, que no es que sea negativo, sino que es un perfil de pensamiento que tiende a ver los palos en la rueda, los escenarios donde podrían pasar cosas no. Y hay gente que está muy anclada en ese pensamiento predominante. Y luego hay otro que es el azul, que es un poco como ese azul del cielo, más generalista, ummm que que ve proceso que ve el orden, que lo ve todo de forma más sistémica, se da cuenta de que si tocas una pieza aquí afecta esto y afecta también a lo otro no. Es esa gente que tiene una visión como muy global.

14:49 Presentadora Así que todos somos un color, creo que ya sé cuál soy yo. Ahora toca saber analizar a los otros y saber qué perfil son.

14:57 Aurora Michavila A mí me ayuda identificar a las personas que tengo delante, con las que me relaciono en conversaciones, en reuniones o bueno negociaciones por ejemplo, me ayuda a ver desde qué perfil o pensamiento dominante siento o intuyo que se están relacionando conmigo, porque asi, bueno me ayuda a prepararme mucho mejor y corregir en el momento aquello que les estoy dando o los argumentos que estoy ofreciendo para que se ajusten más a lo que ellos necesitan para llegar a conclusiones en las que al final estemos los dos de acuerdo.

15:31 Presentador Hay algo que también nos cuesta mucho a las personas y es cuando tenemos que hablar con alguien y no para explicar, o hacer un taller..., sino comunicar algo negativo, o de mejora, o un conflicto. Ya sea una madre a una hija, un jefe a un empleado, un compañero de trabajo a otro. ¿Cómo podemos hacer para saber abordar un hecho de este tipo?

15:50 Aurora Michavila Hay veces que no podemos evitar que haya un conflicto y sabemos que está por venir, lo intuimos o directamente nos lo han anunciado. ¿Y qué podemos hacer en esos casos? cuando sabemos que nos enfrentamos a una situación o una conversación un poco conflictiva, pues evidentemente tenemos que tenemos que prepararnos lo mejor posible. Primero, preparar el lugar o decidir más bien el lugar donde vamos a tener esa conversación para que sea un lugar lo más neutro posible para las dos partes. Porque si no, uno va a sentir que está jugando en casa y automáticamente el otro siente que jugará en entorno contrario, se siente en desventaja, incómodo y puede que simplemente por ello ya, ya adopte una actitud que sea mucho más defensiva. Así que sería ideal encontrar un espacio neutral donde además no vayamos a encontrar interferencias para poder mantener tranquilamente esa conversación que no va a ser fácil. Y tenemos que anticipar también, en la medida de lo posible, qué es lo que creemos que la ha provocado. Muchas veces la, bueno la situación, el origen, tiene que ver con un malentendido o tiene que ver no con algo de facto, algo que pasó, sino con una interpretación que hemos hecho sobre algo que sucedió. Así que en la medida en la que podamos anticipar los elementos que creemos que han contribuido a que una situación se dé, y motivo por el cual ahora tenemos que tener una conversación complicada, pues muchísimo mejor. Y por último, asegurarte de que el objetivo, cuando tengas esa conversación, sea bueno de llegar a un win win, a vamos a intentar salir ganando todos. Vamos a intentar que lleguemos a consensos, acuerdos, incluso si estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo. Pero que podamos aceptarlo desde el respeto, desde la tolerancia, para poder convivir incluso con opiniones distintas. La escucha siempre va a ser clave de los dos lados y esas palabras que utilizamos no tienen que inhibir en ningún momento el flujo de la conversación. Tenemos que evitar que haya algo que nos separe, aunque sea simplemente una cuestión de un uso semántico de una palabra. Intentemos ir a por ese win win y desde aquí te animo ya a que tengas esas conversaciones, porque hay que tenerlas y podemos salir todos ganando.

18:17 Presentadora Últimamente ha aumentado mucho la comunicación por videollamada por el crecimiento del teletrabajo. No es lo mismo estar en persona, cara a cara, que tener que comunicarte a través de una pantalla. Entonces ¿Qué consejos nos darías para saber expresarnos mirando a una cámara?

18:33 Aurora Michavila Evidentemente vivimos momentos complicados con el teletrabajo, que nos ha venido un poco de sorpresa a muchos y dificulta la conexión,si, por muchas razones, pero yo me quiero centrar en una de la que se habla muy poco, la verdad, y es que cuando estamos teletrabajando no nos damos cuenta, pero las personas están en burbujas ambientales, por llamarlas de alguna forma, aisladas. Es decir, tienes una persona casa, a otra persona en otra y otra en otra y en ese ambiente en el que están, lo que sucede es que está impregnado de lo que sea que haya pasado en las horas o en los minutos previos. Si alguien ha tenido una discusión en su casa, en el hogar, con la familia, esa energía, de la discusión, sigue latente en el aire y está impregnando la actitud que tiene esa persona que está trabajando contigo. Si hay otra que se le ha roto la caldera y está esperando que llegue la persona que viene a repararla, pues estará en una actitud de impaciencia, de frustración, de espera y desde ahí te va a estar escuchando.

19:35 Presentador Es que trabajar desde ahí tiene muchas ventajas, pero en algunos casos puede ser un reto.

19:40 Aurora Michavila Tenemos que tener en cuenta que la gente está en burbujas medioambientales, por llamarlo de alguna forma, y ¿Que tenemos que conseguir? que haya una única burbuja. Tenemos que lograr que estemos todos en un mismo espacio, con la misma energía. Y si uno piensa, por ejemplo, cuando vas a una reunión presencial de las de toda la vida no. Y pienso cuando has entrado en una sala y has notado que había mal rollo y has dicho ¨ufff aquí hay un mal rollo que se puede cortar hasta con tijeras¨ o de repente has dicho todo lo contrario, has dicho: ¨wow, que buen rollo, oye, aquí ¿no?¨ Y no había nadie con serpentinas ni festejando nada, sencillamente pues estaban en una onda más optimista. O a lo mejor has visto que eso era un caos, que cada uno iba por su lado, que hablaban entre ellos, se cortaban o hacían cosas en absoluta desincronía. Bueno, pues eso es lo que lo que sucede, que esas emociones, estos estados emocionales se contagian y en presencia de es muy fácil, en el teletrabajo es más difícil, pero podemos conseguirlo. Y esa es tu misión, lograr que haya una energía única entre tú y las personas que están del otro lado de la pantalla.

20:46 Presentadora Parece fácil decirlo... ¿Pero cómo se consigue?

20:49 Aurora Michavila Bueno, te voy a dar tres pistas para ver si te pones en marcha y logras que cambien un poco esas reuniones que a veces son reuniones, que a veces son charlas que das tú y ellos escuchan simplemente y a veces nose estás dando un curso a una formación, no importa, se puede conseguir en cualquiera de estos tres casos. ¿Qué tienes que hacer? Pues mira, lo primero tienes que gestionar tu actitud, porque tu actitud es importante. Necesitas elevar un poquito los grados de tu actitud para que llegue al otro, para que se contagie. Y eso significa que si estás hablando de algo que asumes un compromiso, que se note. Si es algo que hay que celebrar, pues que se note, en cualquier caso, que ese estado emocional se muestre con mucha más expresividad, que quede mucho más claro para que puedas contagiar a las personas que están del otro lado. La segunda clave que te quiero dar es la voz. ¿Qué sucede? Pues que normalmente hablamos para la distancia a la que tenemos el micro y eso es o el ordenador o a veces una distancia todavía más corta porque tenemos un auricular y el micro casi lo tenemos a la altura de la boca y hablamos hacia esa, hasta esa distancia. Es un recorrido muy corto, no hay energía ¿no? Entonces, ¿cómo pretendes llegar y contagiar a las otras personas? Si tu voz está llegando pues aun palmo de tu cara no, lo que tienes que hacer es tratar de llenar tu sala y las salas de estas personas con tu voz hablar con más amplitud. No se trata de gritar, no tienes que mandar la voz hacia arriba, es hablar con más proyección y sobre todo, tratando pues eso, de llenar todo ese espacio e incluso en la sala que tienes al lado, si estás en ese momento un espacio chiquitito y la última clave, está es difícil ehh, esta es ehh muy difícil porque es la mirada. Y es difícil por lo siguiente, porque cuando estamos en presencial hay una sincronía entre dos personas que se están mirando a los ojos. Y ¿qué sucede? Pues que los ojos me mienten y obtenemos muchas claves, de eso que nos estamos leyendo. Pero con el teletrabajo, con la pantalla o la cámara es más complicado, porque si yo quiero que tú sientas que te estoy mirando a los ojos, yo tengo que mirar a cámara, pero a ti no te estoy viendo, veo un puntito, no te estoy viendo debajo de la pantalla. Tú sentirás que yo te miro, pero no habremos sincronizados esa mirada de a la vez de los dos, llegará con la tecnología, espero, seguro que en breve nos llegará, pero hoy no. Así que, ¿qué podemos hacer? Mira, lo que te tienes que recordar es que lo importante es que el otro sienta que tú le estás hablando en ese momento cuando te toque hablar. Así que no te queda otra más que mirar a cámara, a ese puntito verde o del color que sea en tu ordenador. Pero mira, porque si miras el otro sentirá que le hablas en primera persona y le atraparas y le engancharás. Pero claro, tampoco puedes estar mirando todo el rato, porque si no te pierdes lo que pasa a tu alrededor. Así que yo te daría un ratio, mira como 75% del tiempo a cámara y un 25% ocúpate de mirar a esas personas que están en esa reunión virtual para ver si tienen alguna pregunta que no están verbalizando, si se están aburriendo, si hay algo que no les queda claro, si hacen algo así con la cabeza, como diciendo no estoy de acuerdo. Porque necesitas esa información para ver si vas bien y poder mantener el flujo de la reunión y lograr el objetivo que te hubieses marcado.

24:05 Presentador Hemos hablado de la energía única, de gestionar la actitud, la voz, la mirada... pero, ¿cómo te preparas tú antes de encender la cámara y el micrófono?

24:13 Aurora Michavila Si te toca hacer esa videollamada y si no es algo que puedes prescindir, lo que te recomiendo entonces es que hagas lo siguiente. Por un lado, tienes que preparar tu espacio, el espacio es importante porque te tienes que sentir cómoda, te tienes que sentir cómodo, tienes que tener una buena iluminación. No tienes que tener aquí luz que haga contraste y que no se te vea, tienes que tener buen sonido, por supuesto, todas esas cuestiones tecnológicas y más allá de lo técnico, también cuestiones de tu espacio donde tengas lo que necesitas. Hay una ventaja de las videollamadas respecto a una reunión y es que la otra persona no ve tu backstage, no ve lo que tú tienes del otro lado. Así que puedes poner tus post-its, tus notas, tus no sé, tus papeles colgados en la pared con información importante y con la información aparentemente menos importante, cómo no olvides sonreír de vez en cuando, Ohh ojito que cuando dices eso pareces arrogante y tú te preparas tu espacio con todo eso que tú necesitas, para poder mantener esa videollamada. Lo siguiente es prepararte tu actitudinalmente, necesitas energía. El problema de las videollamadas, entre otros, porque hay mucha fatiga o mucho cansancio de la videollamada y se da por muchas razones, pero hay una de ellas y es que somos un poco como, como peces muertos ahí hablando de dos lados de una pecera y no conectamos, y tú lo que necesitas es colocarte en un lugar actitudinal, energético, donde estés dispuesta o dispuesto a traspasar esa pantalla con tu actitud. Así que tienes que hacer lo que tengas que hacer para colocarte en tu lugar. Si tienes que hacer un poquito de ejercicio, lo haces. Si tienes que hidratarte, por supuesto, te hidratas. Pero lo que sea que necesites para que tu cuerpo te acompañe y tengas esa actitud que necesitas detrás de la pantalla. Y por último, te diría Mira las videollamadas, tenemos que organizar las muy bien. Tenemos que ir ultra preparados con ese contenido, porque cuando estamos in situ en el momento tenemos que estar pendiente de muchas cosas y eso hace que a veces nos despistamos de lo que queríamos decir. Así que tenemos que ir con una ultra preparación de ese contenido, de lo que quieres decir, de a lo que quieres llegar, del proceso que vas a seguir o de lo que sea. Así que yo te animo a que vayas con un 150% de preparación y que trates que trates de sobre todo hablarle a una persona, que hables de persona a persona como si tuvieses una una reunión absolutamente presencial. Porque al final del día sois eso. Sois personas que os separa una pantalla, pero que necesitáis de esa conexión humana para poder llegar a una conversación o acuerdos, o a lo que sea que pretendáis llegar con cada una de vuestras videollamadas.

27:17 Presentador Gracias Aurora por acompañarnos hoy, por tus consejos, pistas, y enseñarnos cómo enfrentarnos a conflictos y sobre todo, cómo prepararnos a esta nueva época de teletrabajo. Está claro que depende mucho de nuestra actitud el hacer frente a estas nuevas formas de comunicación.

27:25 Presentadora Ese pensamiento positivo del que hablabas, el ir seguro, preparado, que el miedo y la inseguridad no nos invadan. Si conseguimos esto alcanzaremos, y recito tus palabras: “Que el otro sienta que le hablas en primera persona. Le atraparás y le enganchará.” Gracias por sumarte a Mejor conectados.

27:56 Presentador Descubre más historias en podcasts en Spotify, Podimo, Apple Podcast, Google Podcast, iVoox y en mejorconectados.com. Este podcast es una producción de Telefónica en colaboración con Universo Media.